Liderar un proyecto educativo pasa por inspirar a la comunidad que lo sostiene y lo hace posible. La labor implica tener una visión global, materializar una reflexión sobre un determinado modelo educativo y ser capaz de coordinar las exigencias de los planes oficiales de estudios, con el equipo educativo, padres, madres y alumnado favoreciendo la implicación y un sentimiento de pertenecía. Os traemos un nuevo capítulo dentro de la sección Empleo en Educación  donde analizamos la profesión de Director de Centro, una de las profesiones en auge del sector.

El cumplimiento de un programa, las materias que lo forman, los objetivos pedagógicos no son los únicos cometidos de la educación. Lo son también la garantía de una convivencia pacífica, donde el alumnado sea capaz de desarrollar sus capacidades y aprender de una forma respetuosa consigo mismo y con los demás.

En este sentido, en el Libro Blanco de la Profesión Pedagógica, documento que forma parte del material para la elaboración del futuro Pacto de Estado sobre la Educación, se apuesta por un modelo de liderazgo que capacite a la comunidad pedagógica hacia un liderazgo distribuido, que se diluya hacia un liderazgo múltiple coordinado por la figura del director de centro.

La demanda de docentes con este perfil se ha incrementado en un 30% en los últimos diez años, una profesión profundamente feminizada donde un 81,3% de las personas directoras de centros educativos son mujeres.

¿Qué tareas son responsabilidad del un Director de Centro?

La dirección de un centro es la responsable de cumplir con el proyecto curricular y educativo del centro, así como de liderar la planificación pedagógica y material.

Es decir, estará encargada de la contratación del profesorado y el acondicionamiento para procurar las necesidades materiales de aulas, patios, espacios de laboratorio, aulas tecnológicas y de práctica de deportes así como de la integración de recursos para las necesidades de apoyo pedagógico. También se ocuparán de la propuesta y dinamización de las actividades extraescolares del centro.

Debido a su función como representante de la autoridad educativa se constituye como nexo entre la administración autonómica o estatal. Elaborará informes y evaluaciones de la implementación de los proyectos en su centro con los correspondientes resultados educativos.

Será la persona responsable de establecer, fortalecer y mantener las vías de participación de todos las partes que forman la comunidad educativa con el objetivo de que el hecho educativo cumpla su función de una forma satisfactoria.

Cualidades, habilidades y competencias de un Director de Centro

Entre las características y habilidades necesarias para cumplir con las exigencias de un director de centro se pide la capacidad de liderazgo y fomento del trabajo en equipo, motivación, capacidad de gestión de la información y toma de decisiones, gestión de la convivencia y de los conflictos, cualidades para la gestión material como la de organización y coordinación de un centro docente, cualidades de liderazgo estratégico para la planificación, implementación y su posterior evaluación de planes y proyectos para los que se tendrán que elaborar informes. Se pide habilidades para el control, la supervisión y la gestión del cambio y la innovación.

Remuneración

La retribución de estos profesionales está en función de si se trata de centros privados o públicos, el número de alumnos, las etapas que abarque el centro, la comunidad autónoma donde están ubicado, la antigüedad y si se compagina con labores de docencia. Este es el caso de la gran mayoría de directores de centros públicos. Además de su salario como profesores dependiendo de la etapa de su especialidad reciben un plus de entre 200 y 400 euros por encargarse de las labores de dirección. El salario anual puede oscilar entre los 35.000 euros y los 50.000 euros.

En el caso de los centros privados el salario depende del convenio de enseñanzas concertadas y oscila entre un mínimo de 30.000 euros anuales que puede llegar hasta los 60.000 euros al año.

La formación de un Director de Centro

Una persona que quiera ejercer labores de dirección en un centro educativo debe haber superado una formación universitaria relacionada con la pedagogía como Ciencias de la Educación, Educación Infantil, Educación Primaria, Pedagogía, Psicología, Psicopedagogía. Además, necesitará otra específica como un certificado acreditativo de haber cursado la formación sobre el desarrollo de la función directiva que imparte el Ministerio de Educación y Formación Profesional o las comunidades autónomas.

Se puede optar por cursar un Máster y Dirección de Centros Educativos que ofrecen diferentes universidades.

Es fundamental para el ejercicio de funciones directivas el haber pasado por la experiencia docente, además de ser un requisito de cinco años de docencia en el mismo centro. Esto ayuda a conocer los problemas y necesidades en las aulas, los retos de la docencia y haber desarrollado una necesaria sensibilidad respecto a las problemáticas en el aula.

Así lo recomienda Rafael Marcos, Director Técnico del Centro Educativo Valdecás (Madrid) en esta interesante entrevista donde desgrana las claves de la profesión de la dirección de centros educativos.