En el año 2014 la Comisión Europea envió una carta a los ministros de educación de la Unión Europea instándoles a promover la programación informática como forma para combatir el desempleo. A partir de ese momento, las iniciativas, tanto públicas como privadas, para incorporar estos conocimientos en el curriculum escolar se multiplican. Analizamos la figura del Experto en tecnología de la educación dentro de la Guía de empleo en Educación.

El lento despertar de la tecnología en las aulas

Aunque la transformación digital del resto de facetas de la vida ya es un hecho la escuela todavía no ha conseguido una implantación satisfactoria para este cambio de paradigma en su día a día. Se va por detrás. Aún así, en varias comunidades autónomas ya existen programas dedicados a formar en los centros educativos en competencias digitales, aunque de carácter optativo. En muchas se han incluido dentro del curriculum formativo las asignaturas específicas de robótica, programación o pensamiento computacional. En otras se pretende que estos conocimientos se adquieran de forma transversal.  Estos programas también se acompañan con formación para el profesorado.

Actualmente ya se está produciendo una alta demanda de informáticos para el sistema educativo ya que la implantación de este tipo de enseñanzas requiere de personal especializado. Algo que actualmente está en escasez y donde se augura la pérdida de especialistas para las aulas. Según la organización Code.org los docentes especializados en programación, robótica, etc. pasarán solo tres años en la escuela antes de marchar a otros campos profesionales. Por este motivo, los expertos señalan como solución urgente la contratación de especialistas en las facultades de educación que formen a los futuros maestros.

Empleo en educación: Experto en tecnología educativa

¿A qué se dedica un experto en tecnología educativa?

Un experto en tecnología educativa y competencias digitales se ocupa de cómo aplicar la tecnología en las aulas. Debe saber cómo desarrollar las competencias tecnológicas necesarias en el alumnado. Por lo tanto, su conocimiento de las TIC va más allá de las que pueda tener un usuario normal.

Su cometido es saber aplicar las herramientas tecnológicas para ponerlas al servicio del aprendizaje. Y desarrollar las competencias en aspectos como la identidad digital, seguridad y protección de datos, neurotecnología educativa, búsqueda de información en Internet o Big Data aplicado al ámbito educativo.

Para ello, una de sus funciones se centra en diagnosticar las necesidades de los centros educativos en materia de tecnología y plantear una estrategia para adecuarlos a los planes educativos y los objetivos en cuanto a competencias digitales. En la medida en la que cada centro escolar tiene un diferente nivel de desarrollo digital el experto elaborará un plan para amoldarlo según sus características.

Salidas profesionales y salario

Las opciones laborales de un experto en tecnología educativa son múltiples. Podemos encontrar este perfil como coordinador en los departamentos TIC de los colegios o elaborando contenidos, herramientas y recursos multimedia para el aula. Este especialista se encargará de capacitar  en competencias tecnológicas al profesorado y también al alumnado del centro.

El salario que pueden recibir estos profesionales varía entre los 24.000 y los 30.000 euros anuales.

Formación de un experto en tecnología educativa

La urgencia en dotar de competencias tecnológicas al profesorado para que puedan a su vez transmitirlas al alumnado que formará la ciudadanía del futuro ha inspirado al Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF) a elaborar un extenso catálogo de formación en competencias digitales que van desde la curación de contenidos para aprender a cribar la ingente información que existe en internet hasta la creación de la Escuela de Pensamiento Computacional para introducir los lenguajes de programación desde educación infantil.

La gran mayoría del profesorado señala que se ha formado por su cuenta y son los menos los que tienen formación específica en forma de máster, doctorado o ciclo de formación profesional.

Este es el caso de Carmen Llopis, profesora del Máster Universitario en Tecnología Educativa y Competencias Digitales de UNIR y formada como Experta universitaria en Creación de Contenidos Digitales. Ella nos cuenta cómo introduce estas herramientas tecnológicas en el aula a través de las nuevas metodologías de aprendizaje señalando las ventajas y dificultades de los nativos tecnológicos.