Todavía te estás acomodando en la uni y único que tienes claro es dónde está la cafetería de tu facultad, pero has oído hablar tanto de las becas Erasmus que ya estás soñando con pasar allí el curso que viene. Así que hay que ir preparando la aventura, que en breve comienzan los plazos para tramitarla.

Mejoras y novedades Erasmus +

Las posibilidades de que puedas continuar tus estudios en una universidad europea han aumentado respecto a años anteriores. El número de becados para este año será de 12.500 estudiantes, lo que significa un aumento de 2.500 más que el año pasado. También se han visto modificadas las cuantías de las ayudas. Dependiendo del lugar al que quieras ir, la ayuda variará desde 300 euros al mes si vas a países como Malta o Eslovaquia, a 400 euros si eliges Dinamarca o Reino Unido.

Una novedad reciente es que podrás elegir entre Erasmus Estudios y convalidar las asignaturas que curses fuera con las de tu universidad, y Erasmus Prácticas, que permite realizar los créditos prácticos en alguna empresa europea asociada al programa. Aunque no podrás realizarlas simultáneamente, sí será posible que solicites una y después la otra, siempre que no excedas el máximo de meses por ciclo (grado, máster y doctorado), que son doce. ¡Puedes estar de Erasmus hasta tres años!

¿Reúnes requisitos? Ponte manos a la obra

En cualquier caso, para poder solicitarla tendrás que tener en cuenta estos requisitos:

  • Haber superado al menos 60 ects, un año académico aproximadamente.
  • Poder acreditar un nivel B2 en el idioma en el que se vayan a impartir las asignaturas en la universidad donde recales.

Además, estas son cuestiones que conviene tener en cuenta para la planificación de lo que algunos consideran el mejor año de su vida:

  • Necesitarás complementar la beca. El importe de esta ayuda se recibirá solo durante cinco meses, independientemente del tiempo que vayas a estar, y en un pago único (una vez tengan constancia de que ya estás allí). Hay diferentes instituciones, tanto privadas como públicas, que ofertan otras ayudas para que puedas complementarlas. Pero valora también que a lo mejor tienes que buscarte un minijob en el país al que vayas o encontrar uno aquí e ir ahorrando para poder irte.
  • Prepara con tiempo tu nivel de idioma. Busca en la oficina Erasmus o de Relaciones Internacionales de tu universidad los cursos para poder acreditar el nivel de idioma. Muchas universidades ofrecen formación para la obtención del certificado y pruebas para la acreditación del nivel en caso de que no tengas un título oficial.
  • Mejora tus oportunidades laborales. Según un estudio realizado por la Comisión Europea que analizó los datos sobre empleabilidad de los estudiantes Erasmus, su tasa de desempleo es un 23% inferior comparado con el resto de estudiantes, y a uno de cada tres le han ofrecido un puesto de trabajo en la empresa en la que hicieron las prácticas.

Si ya te has graduado o estás pensando en ampliar tu formación con estudios universitarios y poder vivir una experiencia Erasmus te dejamos nuestra Guía de grados y máster para que vayas eligiendo y planificando tu movilidad internacional.