¿Cuál es el secreto para conseguir que la gente a la que le explicas tus proyectos, tus ideas o tu producto se acuerde después? ¿Cómo convencerlas de lo que vales? La clave está en hacerles sentir, porque las personas se acuerdan más de lo que han sentido que de lo que han escuchado o visto hacer.

Una empresa que ha aplicado este truco hasta conseguir una legión de fans y seguidores dignos de una religión, que aplauden casi todo lo que la compañía hace, es Apple. Las presentaciones que Apple hace de sus productos suelen centrarse en historias, en las personas y su poder de cambiar el mundo, y arrancan aplausos y vítores que son seguidos de unas cifras de ventas y beneficios deslumbrantes.

Cómo te presentes a la gente, lo que les hagas sentir, los motivará más que demostrar lo avanzado y novedoso de lo que ofreces a partir de unos pocos datos, porque la gente no retiene datos, sino sensaciones. Si les transmites que tu idea les proporcionará alegría, diversión, buenos momentos, capacidad de hacer felices a los demás… de una forma sencilla, tendrás mucho terreno ganado. Esto puede comprobarse sobre todo cuando nos referimos a la tecnología, en la que los avances no se venden como datos, sino como nuevas experiencias y sensaciones que vivir. Por ejemplo, no vende tanto una conexión 4G a 100 megas como que gracias a esa conexión podrás ver y hablar con los tuyos aunque estés lejos de ellos como si los tuvieras al lado.

Muchos saben lo que hacen, incluso cómo lo hacen, pero pocos saben el por qué. Simon Sinek, antropólogo, defiende que precisamente el porqué debería ser el punto de partida para explicar una idea. Explicando primero el propósito de lo que haces te distancias de lo que la mayoría de gente pone en primer lugar, los datos, y conectas con las emociones de las personas.

Simon Sinek propone comenzar a explicar tus ideas comenzando el Circulo de Oro desde el centro, cuando la mayoría de gente comienza por el borde:

– En el PORQUÉ se explican nuestros propósitos, que al fin y al cabo son la parte sentimental del proyecto. Por qué haces las cosas es tu motivación, lo que te hace actuar y elegir hacer lo que haces. Mediante este punto haces empatizar a tu público, se pueden llegar a sentir identificados contigo y compartir tu meta.

– En el CÓMO se explican los principios que seguimos para alcanzar nuestra meta, las acciones que hacemos para conseguir llegar a ella. Con este punto demostramos que no nos quedamos quietos, que queremos alcanzar nuestro sueño y que invitamos a la gente a compartirlo.

– En el QUÉ demostramos con hechos tangibles, con nuestro producto o idea, que estamos convirtiendo nuestro porqué en una realidad.

¿Quieres que te recuerden? Empieza con el porqué de lo que haces. Y si quieres aprender a presentar bien tus ideas, consulta estos cursos.

 

 

Foto: The Golden Circle (Flickr) con licencia CC