La formación profesional dual es una modalidad dentro de la formación profesional que pretende combinar la formación general y específica de una rama profesional con las competencias concretas que se pueden adquirir en el puesto de trabajo. De esta forma queda salvada la falta de experiencia de los recién titulados. La medida pretende combatir la alta tasa de desempleo en el colectivo más castigado por el paro que son los jóvenes entre 16 y 25 años que quieren acceder al mercado laboral. Esta modalidad se aprobó en noviembre de 2012 y comienza a caminar a trompicones en 2013.

Pasamos a señalar algunas cifras que ilustran la corta vida de esta propuesta formativa. Según los datos recogidos en el informe aportado por el Ministerio de Educación, relativos al año 2013 y 2014, el 70% de los proyectos llevados a cabo corresponden a actividades relacionadas con la industria. La implantación por comunidades autónomas es desigual. Para el año 2014, Andalucía, el País Vasco, Cataluña y la Comunidad Valenciana son las comunidades en las que más centros han ofertado esta formación. En Galicia y la Comunidad de Madrid la implantación ha sido casi testimonial, con dos y cuatro centros respectivamente.

Según el citado informe, Cataluña, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana se proclaman como las más entusiastas de la FP dual con un incremento por encima del 200% en cuanto a entidades y organizaciones empresariales colaboradoras. Puede deberse al efecto de las campañas de captación de empresas que se lanzaron para que incorporaran la FP dual. También se ha dado un aumento exponencial del número de alumnos (en el caso de Cataluña, de 500 que se apuntaron en el 2013 a 2.552 alumnos para el 2014) y de centros que ofertan esta modalidad. Las expectativas son grandes.

Entre las pioneras en la implantación de la FP dual se encuentra la empresa automovilística SEAT que para el curso 2014-2015 ha convocado 60 plazas en esta modalidad. También grandes empresas como Repsol y Carrefour se han incluido como corporaciones colaboradoras desde el nacimiento de esta iniciativa.

Un nuevo paso se ha dado recientemente. El pasado 19 de noviembre se constituyó la nueva Cámara de Comercio española y se le ha conferido la misión de apadrinar la formación profesional dual. También tiene este punto en común con el modelo alemán, donde las cámaras de comercio de los diferentes lander son las encargadas de respaldar la formación profesional llevada a cabo en las empresas. El éxito de esta fórmula, entre otros motivos, ha llevado a Alemania a tener uno de los niveles de paro juvenil más bajos de Europa.

Aunque existen diferencias en el tejido industrial entre Alemania y España, es oportuno destacar los esfuerzos que se están llevando a cabo por reducir el paro juvenil. No obstante, no faltan las críticas de aquellos que apuntan a la mermada capacidad de las empresas nacionales para invertir en formación en la actual coyuntura. Desde Avanza Blog iremos dando cuenta de logros y dificultades de esta iniciativa.