El Ministerio de Educación ha elaborado una Guía de buenas prácticas para la participación de las universidades españolas en los rankings internacionales, con el fin de mejorar la imagen de estas instituciones de cara al exterior. Según el Ministerio, los rankings aportan visibilidad, atraen estudiantes y profesorado de otros países y fomentan la transparencia en la rendición de cuentas. Las universidades españolas suelen estar en los resultados principales de los rankings más prestigiosos pero los responsables de la guía creen que los datos podrían mejorar si la información aportada por parte de los centros estuviera mejor estructurada.

Los tres principales rankings que muchas instituciones usan como referencia para otorgar becas internacionales a sus estudiantes son los siguientes:

ARWU (Shanghái). El más prestigioso. Analiza 3.000 universidades. Hay 12 universidades españolas entre los 500 mejores resultados. Reúne el número de estudiantes con Nobel, profesores con Nobel, número de artículos en la revista Nature o Science, publicaciones y autores altamente citados.

THE (Índice Times. Reino Unido). Recoge los datos de 2.000 centros universitarios y publica los mejores 400 resultados, entre los que se incluyen siete universidades españolas. Se ocupa de valorar el ambiente de aprendizaje, apertura internacional, volumen, ingresos y reputación e influencia en la investigación.

El índice QS. Se realiza en 50 países y se evalúan 5.000 universidades. De entre sus 700 mejores resultados, 14 son universidades españolas. Recoge indicadores de reputación académica, opinión de directores de empresa, ratio profesor/alumno, alumnos y profesorado internacional y citas por profesor.

Las recomendaciones que se recopilan en la guía invitan a mejorar las aportaciones de datos que se hacen a estos organismos evaluadores a través de la creación de un organismo que centralizará todas las consultas de las universidades interesadas en participar sobre los indicadores de los principales rankings. También se recomienda ampliar el número de universidades españolas que participan en estos rankings ya que mejorarían su visibilidad internacional. La guía recuerda que solo aportan datos un 37% de los centros españoles.

A nivel estructural se propone una mejora en la presencia en estas clasificaciones a través del fortalecimiento de la colaboración con instituciones investigadoras de prestigio como el CSIC o la atracción de estudiantes y docentes desde el extranjero. Se aconseja hacer esfuerzos en la participación en las publicaciones más reconocidas en el ámbito internacional.

No obstante, también se hacen advertencias desde la propia guía donde se previene del peligro de privilegiar aquellos estudios o especialidades que mejor puntúan en los rankings internacionales. Estas clasificaciones tienen un sesgo sobre la preeminencia de las carreras de ciencias sobre las de letras. Además, se avisa de que estos índices internacionales evalúan más la investigación, ya que esta es más fácil de medir, y restan protagonismo a la actividad docente.

El ranking más prestigioso que elaboran entidades españolas es el Ranking ISSUE, creado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas y la Fundación BBVA. Os dejamos un artículo donde hablamos de él.