El 1 de mayo se celebra el Día Internacional del Trabajo en gran parte del mundo. En este día de tradición reivindicativa se celebra la conquista de la jornada de ocho horas por parte de trabajadores de la ciudad de Chicago a finales del s. XIX y que posteriormente se extendió al resto de países.

Queremos aprovechar esta fecha para señalar algunos datos que quizás no sabías sobre diferentes aspectos del mundo laboral en España.

Crecimiento del SMI (Salario Mínimo Interprofesional)

El incremento del salario mínimo interprofesional es uno de los principales objetivos de las organizaciones que defienden los derechos de los trabajadores. Durante los años de la crisis el aumento anual ha sido muy reducido de entre el 0,6% y el 1%. Incluso esta referencia salarial ha llegado a congelarse en los años 2012 y 2014. Para el año 2017 está prevista la primera subida significativa establecida en un 8%. El SMI interprofesional es un dato de referencia a la hora del cálculo de prestaciones y conlleva el aumento en general de los salarios.

Aumento de la siniestralidad en la agricultura

La prevención de riesgos laborales  garantiza el cumplimiento de las condiciones óptimas de trabajo en cuanto a salud y seguridad en el desempeño de una actividad. Aunque los accidentes laborales tienden en general a la baja este año la siniestralidad laboral aumentó en el sector de la agricultura un 2,7 % respecto al año pasado. En el sector de la industria se ha conseguido una rebaja de la mortalidad respecto al año pasado del 32,9%. Desde el año 2004 se ha producido un descenso en todos los sectores excepto en el agrícola que en el año 2012-13 subió repentinamente. Se produjeron muchos accidentes con resultado de baja médica pasando de 2.302 a 4.591 en un año. A partir de ese momento todos los años se ha incrementado hasta llegar a los 5.232 accidentes en el 2016.

Estas cifras tan preocupantes han urgido a los sindicatos a buscar soluciones para acabar con esta alta siniestralidad. La secretaria  de Salud Laboral, Ana García, exigió el pasado lunes con motivo del Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo “otras políticas y mayores recursos del Gobierno con el fin de garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores y luchar contra la lacra de la siniestralidad que existe en la actualidad”.

Por señalar un dato en positivo a este respecto la caída más espectacular de estos datos ha sido sobre el sector de la construcción pasando en el 2004 de los 13.895 al 2016 con 6.994 accidentes laborales.

Día Internacional del TrabajoBrecha salarial

La evolución desde el año 2010 de la brecha salarial entre hombres y mujeres, es decir la diferencia existente entre los salarios de ellos y ellas expresada como un porcentaje del salario masculino, fue del 16,2%. Los últimos datos recogidos por Eurostat, la oficina estadística europea, son del 2015. En el caso de España, con datos provisionales, la brecha ha descendido hasta el 14,9%. Se coloca con esta cifra por debajo de la media de la UE fijada en el mismo año en 16,4%.

El incremento del autoempleo de las mujeres

Pese a que el descenso de los afiliados autónomos a la Seguridad Social durante los años de la crisis ha sido numerosa, hay 217.717 autónomos menos que en el año 2008, puede decirse que la recuperación del colectivo se debe principalmente a las mujeres. Actualmente las autónomas ya suman más que antes de la crisis, un 35,3% del total y representan el 48,5% del crecimiento de autónomos en 2016. En el cómputo total, según los datos facilitados por ATA, federación que agrupa a los trabajadores autónomos, 2016 cerró con un aumento del 0,8% respecto al  año anterior. Esta cifra fue inferior a la que se produjo entre 2015 y 2016 en el que el incremento fue del 1,3%.

Trabajadores con discapacidad

Solo tres de cada diez personas con discapacidad en edad de trabajar (entre los 16 y los 65 años) están empleados. Representan el 5,6% de la población activa. La tasa de paro de este colectivo fue del 31% en 2015 cifra que supuso un descenso del 1,7 respecto al año anterior. La mejora de los datos de empleo afectó de forma positiva también en este colectivo. A pesar de este progreso la tasa de empleo, es decir, la porcentaje que representa las personas con discapacidad en edad de trabajar respecto a la población activa, es del 23,4% lo que supone 37 puntos por debajo de la población sin discapacidad.