¿Qué harías si una mañana te levantaras y te encontraras un whatsapp de tu jefe diciendo que estás despedido? Podría ocurrir. Aún así, que esta notificación sea válida o no dependerá del tipo de relación laboral que tengas con tu empleador.

El Estatuto de los Trabajadores en sus artículos 53 y 55 especifica las condiciones formales que tienen que producirse cuando se extingue un contrato de trabajo por cualquiera de sus causas (objetivas o disciplinarias). Al respecto se indica que debe haber una “Comunicación escrita al trabajador expresando la causa”, además de otros requisitos. La cuestión es que un email, un whatsapp, efectivamente, se tratan de “comunicaciones por escrito” pero es la autenticidad del emisor o el acuse de recibo los que quedan puestos en duda.

El TS considera insuficiente la eficacia probatoria de los sistemas de mensajería instantánea

El Tribunal Supremo se pronunció en 2015 respecto a la eficacia probatoria de los sistemas de mensajería instantánea ya que “la posibilidad de una manipulación forma parte de la realidad de las cosas” puesto que “el anonimato que autorizan tales sistemas y la libre creación de cuentas con una identidad fingida, hacen posible aparentar una comunicación en la que un único usuario se relaciona consigo mismo”

En este sentido, las consecuencias de una comunicación ineficaz podrían ser muy perjudiciales para el empleado. Podría darse el caso de que un trabajador recibiera un whatsapp en el que se anunciara su despido. Si este trabajador no fuera a trabajar, dándolo por bueno, el empresario podría alegar que ha abandonado su puesto de trabajo y esta podría convertirse en la causa de despido. Por este motivo, a pesar de haber recibido esa notificación, hay que acudir al puesto de trabajo y solicitar la carta de despido para que quede constancia de la cuestión formal.

Otro de los motivos por los que la comunicación del final de una relación laboral a través de una aplicación de mensajería instantánea (o una red social)  no es admisible cuando hay un contrato firmado por medio sería que no se da la posibilidad a la persona despedida de ejercer su derecho a que esté presente durante la notificación un representante de los trabajadores. La comunicación por whatsapp elimina ese derecho.

Sin embargo, está dentro de la legalidad, el notificar la no superación de un periodo de prueba por esta vía. La comunicación de esta cuestión no exige ningún formulismo específico por ninguna de las dos partes.

¿Qué ocurre cuando no existe la obligación de comunicar de una determinada forma?

El pasado diciembre el gobierno derogó mediante decreto ley, el Contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores. Esta modalidad fue incluida en el año 2012, como parte de la Reforma Laboral que pretendía incentivar la economía mediante la flexibilización de la contratación. El compromiso fue eliminar este contrato cuando la tasa de paro bajara del 15%. Actualmente, según los últimos datos de la EPA, la tasa de paro se sitúa en un 14,45% correspondientes al último trimestre de 2018.

Esta modalidad contempla un periodo de prueba de un año. Puesto que la derogación no se aplicaría de forma retroactiva, significa que podría haber trabajadores cuyo contrato esté vigente y todavía no se haya cumplido el periodo de prueba. Esto quiere decir que, si la empresa quisiera prescindir de los servicios del empleado, no estaría obligada a  aplicar ningún formulismo al notificarse su despido, es decir, podría comunicarse la decisión por cualquier vía, whataspp incluida.

Cumplir con las formalidades en un despido garantiza que se protegen los derechos de las partes y se evitan procesos judiciales innecesarios.