Según un estudio de la Universidad de Melbourne (Australia), los trabajadores que dedican un máximo del 20% de su horario de trabajo a hacer un uso personal de la red son un 9% más productivos que los que no lo hacen. Esta noticia contradice a otros muchos estudios, de otras muchas prestigiosas instituciones, que argumentan que el acceso libre a Internet en las oficinas supone unos gastos millonarios para las empresas. Pero bueno ya sabemos que esto de los estudios hay que tomárselo de una manera muy relativa…

No dudo que el trabajador que dedica un pequeño porcentaje de su horario laboral a otras cosas que no sean estrictamente sus labores al final rinda más, o por lo menos mejor. Es imposible estar concentrado las 8 o 9 horas de trabajo sin descansar la mente unos minutos y pensar en otras cosas. Lo que no me queda tan claro es que el aumento de la productividad del que habla el estudio se limite al uso de Internet. Me refiero a que cada uno tiene su forma de desconectar, puede ser saliendo a tomar un café, a fumar un cigarrillo o a hablar con algún amigo. El problema, me temo, es que algunas personas hacen todas estas cosas el mismo día…