Mientras todo cambia a nuestro alrededor, la forma de presentar un CV sigue siendo similar. Ya sea en digital o papel, todo aspirante pega su foto y destaca sus cualidades mientras minimiza sus defectos. Seguramente pondrá, aunque sea mentira, inglés alto en el apartado de idiomas. Y el entrevistador lo colocará en el montón de recibidos, si no en la papelera, y a confiar que un golpe de suerte lo destaque entre el resto. Algo similar pasaba por la cabeza del británico Graeme Anthony y decidió hacer algo diferente: hacer que su CV no fuera a la montaña de papeles sino al apartado de vídeos más vistos de YouTube.

El vídeoCV de Anthony es original y sencillo. Una mesa blanca sobre un fondo neutro y atrezzo que cambia según las habilidades que esté vendiendo. Un sencillo menú a la izquierda de la pantalla permite que Anthony nos hablé de sí mismo, nos expliqué sus cualidades o nos diga cómo podemos localizarle en caso de querer que se incorporé a nuestra hipotética compañía. Un mes después de colgar el vídeo una empresa real lo contrató.