¿Sabías que internet habla ti? Es un chismoso a gran escala que puede revelar muchos aspectos de tu vida que, a lo mejor, preferirías mantener en privado. Sobre todo, si estás buscando trabajo; porque un 80% de los departamentos de recursos humanos analiza la reputación online de los candidatos durante el proceso de selección, según el  I Informe sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo en España, elaborado por Infoempleo en colaboración con Adecco.

Lo que uno hace y dice en la web tiene más transcendencia de lo que, en un principio, podíamos imaginar; hasta tiene varios nombres: identidad digital, reputación online o huella digital. Por eso, debemos ser cuidadosos con lo que la web puede filtrar de nosotros e intentar proyectar la imagen profesional que nos interesa de cara a conseguir un puesto de trabajo.

Si nuestros datos profesionales son accesibles proyectaremos una imagen positiva, de transparencia, y daremos confianza a la empresa. El hecho de no tener presencia online puede ejercer un efecto negativo; seguramente el responsable de recursos humanos comience a hacerse todo tipo de preguntas como, por ejemplo, si al candidato no le gustan las tecnologías o no sabe usar un ordenador.

Hand_Drawn_Social_Media_Shapes_by_WebTreatsETC

Para trabajar en nuestra reputación on-line, ahí van algunos consejos:

La foto, lo más importante. La imagen que coloquemos como presentación en las redes sociales habla de quiénes somos, cómo somos y cuál es nuestro estilo. Antes de colgamos una fotografía, debemos pensar qué es lo que transmite de nosotros mismos.

Practica el egosurfing, que consiste en comprobar qué resultados ofrecen los buscadores si introducimos nuestro nombre. Así, nos aseguraremos de que ofrecemos la información adecuada a la mayoría de gente, incluidas las empresas.

Controla la privacidad, es un elemento clave. Es importantete establecer qué información queremos que sea pública y cuál preferimos que solo puedan ver nuestros amigos. La mayoría de las redes sociales tienen apartados para configurar la privacidad a nuestro gusto. Algunos elementos quedan fuera de nuestro control porque no podemos decidir qué publican nuestras amistades; por eso, es fundamental pedirles que piensen dos veces antes de compartir ciertos contenidos.

Utiliza siempre el mismo nombre. Debemos poner las cosas fáciles  y mantener una coherencia con los nombres que usamos para que sea más fácil encontrarnos.

Sé tú mismo. Se trata de ofrecer la mejor imagen, pero no de mentir sobre ella. La reputación digital debe ser fiel al mundo real porque si no somos sinceros, a la larga se notará.

Participa en las redes sociales y crea contenidos constructivos (blogs, vídeos). El departamento de recursos humanos percibirá, por tu parte, compromiso, creatividad…

Haz visible tu experiencia profesional y tus habilidades personales. Publica en tus redes sociales el resultado de algunos trabajos que hayas hecho.

Adelántate y construye tu propia imagen digital, no dejes que otros lo hagan por ti.

Foto de portada: aibrean

Foto interior: WebTreastETC