La nota que se obtenga en selectividad, la calificación media de bachillerato, la distancia entre casa y la universidad y el precio de la matrícula son las diferentes variables que estarán sopesando en este momento decenas de miles de estudiantes que tienen proyectado comenzar estudios universitarios para el curso que viene.

Seguramente la promesas de buenas oportunidades laborales y la vocación será lo que más pese en estas decisiones. Pero el precio de la matrícula de un grado es algo que trae de cabeza a muchas familias de estudiantes, y que impide en ocasiones que la balanza no se incline por la opción más deseada o racional, si no por la más económica.

Desde la aprobación del Real Decreto Ley 14/2012, por el que se producía un drástico recorte en la financiación de la universidad y se incrementaban las tasas, la variable económica es decisiva en muchas de las reuniones en casa para decidirse por unos estudios universitarios u otros.

En qué comunidad autónoma estudiar

Madrid  y Cataluña concentran un tercio de las titulaciones disponibles del mapa universitario español y donde se reúnen los centros de mayor prestigio. Esta variedad en la oferta de titulaciones supone también el precio más caro del crédito universitario.

Cataluña es la comunidad autónoma donde menos económico resulta estudiar. Un año (60 créditos) en unos estudios de Grado con el máximo nivel de experimentalidad (nivel de material necesario para los estudios) se pone en 2.011 euros. En Madrid, un estudiante del Grado de Matemáticas e Informática en la Politécnica pagó el año pasado 1.638 euros de matrícula. Entre las más económicas se sitúan comunidades como Galicia y Asturias, donde estudiar el Grado en Ingeniería Informática salió por 900 euros el curso, el precio más barato en España.

Entre las más caras de Europa

Un reciente informe de la sección de enseñanza del sindicato CC.OO. recoge datos sobre lo que desembolsan los alumnos europeos por sus estudios universitarios. Además de que en varios de estos países la matrícula es gratuita, el número y la cuantía de las ayudas y becas es mayor que en nuestro país. El estudio recopila datos de 37 países, los veintiocho pertenecientes a la UE más Bosnia y Herzegovina, Suiza, Islandia, Liechtenstein, Montenegro, Macedonia, Noruega, Serbia y Turquía. En quince de estos países, entre los que se encuentran Alemania, Dinamarca, Malta o la República Checa, la matrícula es gratuita o cuesta menos de cien euros por curso. España es el noveno país más caro de los analizados para estudiar un Grado.

Becas y ayudas en Europa

Los países establecen diferentes sistemas de becas, ayudas, créditos o desgravaciones fiscales a las familias, generalmente las que tienen hijos menores de 25 años, con el fin de favorecer la igualdad de oportunidades en el acceso a estudios universitarios. Para obtener una beca en España han de cumplirse los siguientes requisitos según la última convocatoria de becas del MECD:

  • En el caso de estudiantes que se matriculan por primera vez es necesario haber obtenido 6,5 puntos en la nota de acceso, aunque si lo que se solicita es solamente el pago de la matrícula con haber obtenido un 5,5 bastará.
  • Tener ingresos familiares por debajo del umbral que establece en cada convocatoria.
  • No haber obtenido anteriormente un título de grado.

En este sentido, el informe Eurydice sobre los sistemas de ayudas y becas para educación superior informa de que en nuestro país (el único junto con Croacia, Rumanía y Bosnia y Herzegovina), el apoyo que obtienen los estudiantes es exclusivamente a través de las becas frente a otro tipo de ayudas, como desgravaciones fiscales y préstamos a bajo interés. El 29% de los matriculados recibió una beca durante el curso 2013-2014 dentro de nuestras fronteras, cuya cuantía se compone de una parte fija de 1.500 euros, además de la exención de la matrícula y otra variable, que depende de la renta familiar y la puntuación obtenida. Además, se podrán solicitar ayudas a las comunidades autónomas y ayuntamientos.

Becas para más estudiantes pero de menor cuantía

A pesar de que el número de beneficiarios ha aumentado, las cuantías de las becas se han visto reducidas y el esfuerzo para las familias tiene que ser mayor, lo que significa que el acceso a estudios universitarios, más si se trata de especialidades STEM (Science, Technologies, Engeneering, Math) con mayores oportunidades de empleo en el futuro resulta más dificultoso.

Si necesitas ampliar la información, consulta nuestra guía con más consejos sobre estudios universitarios e información sobre todos los Grados y Máster para el próximo curso.