Una relación laboral no puede romperse de la noche a la mañana de manera unilateral. El contrato que se firma con una empresa está sujeto a una serie de condiciones de rescisión. Cuando la compañía no cumple con esta normativa, la persona contratada puede demandar. En tal caso, hay dos posibilidades: que se considere improcedente o bien que se considere nulo. Te contamos más detalles sobre cuándo se da por nulo y qué consecuencias tiene sobre el trabajador.

Causas por las que se considera un despido nulo

Hay varias causas por las que el Juzgado de lo Social decide estimar que el despido ha sido nulo:

  • Cuando el despido tiene connotaciones discriminatorias o se incide en una vulneración de los derechos fundamentales y libertades públicas de la persona trabajadora. Por ejemplo, no se puede despedir por haber hecho huelga, pues este es un derecho recogido en el Estatuto de los Trabajadores. También se consideraría nulo si el trabajador denuncia ante la Inspección de Trabajo una irregularidad de la empresa, esta se entera y decide despedirlo cuando está bajo tutela judicial.
  • En el caso de que se haya tramitado un ERE de manera irregular. Por ejemplo, cuando se ha despedido a trabajadores sin llegar a los umbrales requeridos para que se estime que el despido colectivo es un ERE.
  • Las trabajadoras embarazadas están protegidas ante el despido desde que comienza su embarazo. Cuando inician la baja por maternidad o por riesgo en el embarazo, esta protección continúa. También están amparadas las personas que están de baja por adopción, acogimiento y paternidad. Cuando se reincorporen, mantendrán la protección hasta el noveno mes desde el nacimiento, la adopción o el acogimiento.
  • Si se ha solicitado una excedencia por el cuidado de descendientes u otros familiares dependientes, también se está protegido ante el despido. En caso de que sean hijos, la excedencia puede ser de hasta tres años. Si se solicita por cuidado de familiares dependientes, la excedencia llegar hasta los dos años.
  • Al solicitar la guarda legal por cuidado de menores de 12 años, de una persona con discapacidad física, psíquica o sensorial, o bien de un familiar que no pueda valerse por sí mismo, si se produce un despido, se considerará nulo.
  • Cuando el motivo de la excedencia es por violencia de género, tampoco podrán despedir a la trabajadora. El Estatuto de los Trabajadores regula el derecho a la reducción de la jornada, a la reordenación de su tiempo de trabajo o a ciertas necesidades de cambio de centro de trabajo por movilidad geográfica.

Consecuencias del despido nulo

Consecuencias de que se considere un despido nulo

La consecuencia inmediata de que un despido se considere nulo es que la persona contratada debe ser readmitida. Y no en cualquier puesto, sino exactamente en el mismo en el que venía desempeñando su labor. Además, tendrá derecho a que se le paguen los salarios que había dejado de percibir desde la fecha del despido hasta que se notifica la sentencia de despido nulo. Por otro lado, la empresa deberá hacerse cargo de las cuotas de la Seguridad Social relativas a este periodo.

Hay un caso que conviene tener especialmente presente. Si la empresa ha finiquitado al trabajador cuando lo despidió, este tendrá que devolver al indemnización en caso de que el despido se considere nulo. Ahora bien, como la empresa le tendrá que pagar el salario que ha dejado de percibir por el tiempo que ha transcurrido, se suele compensar el gasto de la indemnización que se haya podido realizar.