Las herramientas para valorar la calidad de las universidades son cada vez más completas e incluyen en cada edición nuevos indicadores para evaluar la excelencia de las actividades que se desarrollan en los campus, y los efectos que estos tienen en la sociedad. La Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD) ha presentado recientemente el Ranking CYD que pretende medir la calidad de los distintos parámetros que fija como clave en el proceder de una universidad.

Un ránking que no es un ránking

Según sus creadores, el Ranking CYD no es un ranking al uso sino que está orientado a que el usuario cree su propio ranking dependiendo de lo que le interese.

Los ránking clásicos como el de Shangai o el QS contabilizan el número de premios Nobel salidos de sus aulas o las publicaciones en revistas de prestigio internacional reconocido para establecer su escala.

Pero el Ranking CYD pretende ser más práctico. Evalúa parámetros en áreas como la enseñanza y el aprendizaje, computa el número de estudiantes que finalmente se gradúan en una titulación, valora la investigación mediante el recuento de la producción artística que sale de cada institución.

Otros indicadores que utiliza son: la transferencia de conocimiento, que se calcula contabilizando los ingresos de la universidad por la formación continua; la orientación internacional que, entre otras cuestiones, recoge el número de titulaciones ofrecidas en idioma extranjero; o la Contribución al desarrollo regional, que anota el porcentaje de estudiantes que han hecho prácticas en la misma comunidad autónoma en la que se sitúa la universidad.

Cada uno de estos indicadores, que suman un total de 31, se valora según una escala de rendimiento que puede ser alto (verde), intermedio (amarillo) y reducido (rojo).

Estos datos se recogen de diferentes fuentes como son las encuestas de satisfacción a los estudiantes, los que ofrecen las propias universidades o los datos sobre patentes.

De las 81 universidades que imparten docencia y que se reparten por el territorio, el estudio ha analizado un total de 63 (42 universidades públicas, 18 privadas y 3 a distancia). En total hay 560 titulaciones representadas.

Los mejores resultados de la clasificación

Las universidades que arrojan mejores datos en el mayor número de indicadores son la Universidad Autónoma de Barcelona, que consigue el color verde en 21 de los indicadores, y la Universidad Pompeu-Fabra, con 18. Le siguen la Universidad de Navarra y la de Deusto, ambas de titularidad privada, con 14 indicadores de alto rendimiento.

Un dato destacado, que también se repite en otras clasificaciones, es que las universidades públicas destacan en investigación y transferencia del conocimiento y las privadas en orientación internacional y enseñanza y aprendizaje. Y otro dato, muy preocupante, es que todas necesitan mejorar el nivel de inserción laboral de sus graduados.

El Ranking CYD tiene un hermano mayor: el proyecto U-Multirank de la Unión Europea. Cuya segunda edición se presentó en marzo de este año, con el fin de crear una herramienta que sirviera a todos los agentes de la educación terciaria, así como a empresas y otros organismos interesados para valorar la educación universitaria a nivel mundial.

El Ranking CYD es el proyecto en España con el que comparte metodología, bases de datos y espíritu práctico el U-Multirank. Universidades como la de Lleida y Deusto fueron incluidas el año pasado entre las 50 mejores universidades de empresariales según esta clasificación.