Hace tiempo que las redes sociales se hicieron fuertes en nuestras vidas privadas. Poco a poco comenzaron a serlo en nuestra esfera profesional. Incluso para los que no disponían de empleo o tenían la intención de cambiar de puesto de trabajo. Fue, entonces, cuando algunos comenzaron a vislumbrar un futuro en el que Facebook, LinkendIn y demás llegarían a sustituir a los portales de empleo. ¿Se cumplirá ese vaticinio? Infoempleo ha tratado de averiguarlo mediante su I Informe sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo en España, en el que ha contado con la colaboración de Adecco.

Y la conclusión a la que ha llegado, después de preguntar a candidatos (en concreto, a 8.777) y a profesionales de recursos humanos (555), es que lo más seguro es que no ocurra exactamente así. Es más, estos últimos siguen considerando a los portales de empleo como el medio de contratación más valorado y se ven a ellos mismos utilizándolos dentro de dos años.

También, como no, a las redes sociales. A día de hoy ya lo hacen aunque, en la mayoría de los casos (49%) recurren a ellas como canal de reclutamiento GRATUITO. Solo el 20% de las empresas destina parte de su presupuesto a seleccionar personal vía RRSS y apenas un 18% realiza acciones de employer branding en ellas.

Francisco Muñoz, director general de Infoempleo, considera que estos porcentajes son los propios de una relación que apenas acaba de comenzar, en este caso, la del mercado laboral y las redes sociales. “Éstas han llegado para quedarse y demostrarán realmente su valía cuando trabajadores y empresas se den cuentan de que no solo sirven para postear sino, sobre todo, para relacionarse”.

De hecho ya hay muestras de que tanto unos como otros las están comenzando a considerar así. El 80% de las empresas, por ejemplo, reconoce consultar la actividad del candidato en redes sociales y hasta un 14% tiene en cuenta su actividad en ellas a la hora de contratarle (o rechazarle).

Por su parte, el 50% de los candidatos ha buscado empleo a través de RRSS, un 45% de los cuales ha sido contratado a través de ellas, y un 76% han enviado su CV a una oferta publicada en Facebook, LinkedIn o Twitter.

No es extraño, pues, que el 58% de los candidatos considere a las redes sociales como una alternativa a los canales de empleo tradicional.

Ni tampoco que el 63% de los que publican en sus perfiles sean conscientes de que esos contenidos (lo que Francisco Muñoz llama “su huella digital”) pueden ser evaluados por un profesional de RRHH en un momento dado.

Y están en lo cierto porque si algo valoran las empresas de las redes sociales es la información adicional que éstas pueden proporcionar sobre sus candidatos. De ahí que Cristina Morales, directora de consultoría de Adecco Profesional, considere a las redes sociales “como una herramienta complementaria al recruiter”.

Y ¿a cuáles de ellas suelen recurrir este tipo de profesional? Pues depende. A la hora de seleccionar personal se inclina más por LinkedIn (32% frente al 15% de Facebook) pero si lo que quiere es información adicional del candidato (y quizá, de tipo más personal) recurre a Facebook (70%).

Esta forma de reclutamiento está comenzando a ser tan habitual entre los equipos de RRHH que Alfonso Alcántara, psicólogo especializado en estas lides y presente durante la presentación del informe, considera que nos encontramos en un momento en el que “los portales de empleo se están socializando y las redes sociales se están portalizando”. Es lo que el propio Alcántara denomina hibridación, un proceso elemental para la implementación en las empresas de la selección 2.0 en la que los recruiters ya no buscarán profesionales en el momento en el que necesiten cubrir un puesto, “de lo que se tratará es de contactar con ellos y conocerlos antes de que se les necesite”.

Accede al informe completo sobre el uso de las Redes Sociales en España