No hay que dejarse llevar por las apariencias, montar un negocio on-line requiere también una inversión fuerte en un principio. Sin embargo, hay ciertos costes que sí que te puedes ahorrar. Además, extenderás tus servicios a diversas áreas geográficas al mismo tiempo, no tienes que reducirlos a la dirección de tu empresa. Por otro lado, ya hay muchos productos que solo tiene sentido vender on-line. ¿Quieres saber qué debes tener en cuenta a la hora de abrir un e-commerce?

La importancia de la web

Este es uno de los puntos fuertes de tu negocio. No reduzcas mucho el presupuesto en este campo porque es un pilar fundamental para que no se venga abajo tu propuesta.

Hay herramientas que te permiten crear una tienda, como los sistemas SaaS, de una forma sencilla y por un precio mensual relativamente moderado. Ten en cuenta que si empleas esta opción has de asegurarte de que sea escalable, es decir, que si tu negocio crece puedas hacer una ampliación o migración sencilla y sin perder datos.

Utilizar un diseño atractivo es primordial para atraer la atención de los usuarios, pero mucho más importante es que sea funcional. Los usuarios deben encontrarse con los menos impedimentos posibles para que no abandonen la navegación por este motivo.

En este sentido, es imprescindible que te plantees una versión responsive, es decir, adaptada a dispositivo móvil, que funcione a la perfección. Es preferible pensar primero en cómo se ve el servicio que ofreces desde el móvil y luego adaptarlo al diseño de sobremesa que al contrario. Te encontrarás con muchos menos errores.

Encargar el diseño y puesta en marcha del sitio a un proveedor puede ser la mejor solución en muchos casos. Debes tomarte tu tiempo para seleccionar el más adecuado porque le estás confiando uno de los epicentros de tu negocio. Asegúrate de que puedes tener un servicio de mantenimiento cómodo y eficaz. Un teléfono al que dirigir tus consultas y que te atiendan en tu idioma es fundamental.

negocio on-line

Algunos aspectos legales

Hay una serie de medidas que debes tener en cuenta si decides ofrecer un servicio de compra a través de la web. Hemos hecho una pequeña selección, pero no están reflejadas todas. Es aconsejable que busques asesoramiento legal adaptado a tu caso para evitar lo disgustos que te puede ocasionar el desconocimiento en este tema.

  • Identificarse. El mensajito de “Aviso legal” es donde las empresas suelen incluir sus datos para cumplir con la normativa legal que exige que el titular de la página web o tienda on-line facilite al usuario datos de identificación de su empresa.
  • Cumplir con la LOPD. Los datos personales hay que inscribirlos en un fichero ante el Registro de Protección de Datos e informar al usuario de que existe ese fichero. A la hora de hacer e-mail marketing, ten presente que las direcciones de correo son un dato de carácter personal y también están sujetos a la LOPD.
  • Precios claros. En el precio se debe indicar si es con IVA o sin IVA y cuáles son los gastos de envío adaptados a cada región. Todo debe especificarse de manera muy clara y evidente.
  • Forma de pago. Este es uno de los apartados que más quebraderos de cabeza genera. Todo el proceso de compra debe ser muy transparente, la web en ningún momento puede inducir a la compra por un error del usuario. Hay que informar de las condiciones de contratación y permitir que el cliente pueda descargarlas y almacenarlas. Darle la opción de guardar su número de tarjeta en una cuenta de usuario requiere pasar una auditoría para poder almacenar ese dato (aunque hay herramientas o pasarelas que permiten hacer eso por tu empresa, como Zooz o Paypal).
  • La posventa. En primer lugar, se exige enviar al cliente confirmación de la aceptación de su petición de compra y que este pueda archivarla. Otro aspecto importante es el plazo de entrega: no debe superar los 30 días; a partir de ese momento, ya empiezan las complicaciones para tu empresa. Por último, el comprador tiene derecho a desistir de la compra en un plazo de hasta 14 días y tienes la obligación de informarlo (en una apartado de política de devoluciones, por ejemplo). Hay algunos casos en los que este derecho no existe, como en los productos personalizados o los perecederos.

Hay otros aspectos fundamentales para la buena marcha de tu negocio on-line, como es el marketing, la promoción y el análisis y métrica de los datos que proporcionan el feedbak del cliente. No los descuides tampoco, pues constituyen otro de los pilares para el mantenimiento de tu iniciativa.