Aunque muchas frases o palabras puedan parecer inofensivas, lo cierto es que pueden servir para que nuestro interlocutor, o simplemente para una persona que pase por al lado de nosotros en ese momento, se lleven una imagen negativa de nosotros. En el trabajo, como en tantos otros sitios, que se malinterprete lo que decimos puede resultarnos muy costoso.

Grant Cardone es un reputado empresario norteamericano con una vasta experiencia de más de 30 años en el sector de las ventas de automóviles. Recientemente ha publicado un artículo en Business Insider que ha resultado bastante controvertido. En él, afirma que si una persona piensa estupideces, tarde o temprano dirá estupideces, y que posteriormente, incluso hará muchas estupideces. Por esta razón, como directivo con experiencia tratando con trabajadores (también es un conocido conferenciante y “motivador”), recomienda a otros empresarios como él que observen a sus trabajadores y sobre todo les escuchen. A partir de un listado de frases habituales que se dicen en el trabajo ha extraído un patrón común con los peligros que encierran estas frases. El aviso, sirve igualmente a los trabajadores para saber qué cosas no deberían decir en su trabajo.

Hemos seleccionado algunas de ellas; estas son las diez frases que no deberías decir nunca en el trabajo para no parecer como mínimo estúpido:

  • Odio los lunes > En realidad quiere decir > No tengo ni idea de lo que voy a hacer esta semana.
  • Eso es imposible > En realidad quiere decir > Abandono antes de incluso de intentarlo.
  • Eso lo haré cuando toque > En realidad quiere decir > Estoy desbordado y eso es lo que menos me importa.
  • Yo también soy humano > En realidad quiere decir > Debería ponerme un cartel que diga “especialista en meteduras de pata”.
  • La paciencia es una virtud > En realidad quiere decir > No me voy a dar ninguna prisa en hacer eso.
  • Por fin es viernes > En realidad quiere decir > He perdido toda la semana.
  • Estoy deseando que llegue el fin de semana > En realidad quiere decir > Odio mi trabajo y por eso no soy nada productivo
  • Ese no es mi trabajo > En realidad quiere decir > Yo no soy un líder, yo sólo sigo a otros.
  • Para mi lo más importante es estar cómodo en un sitio > En realidad quiere decir > Una vida conmigo será larga y miserable.
  • Seré feliz cuando… > En realidad quiere decir > No soy feliz y nunca lo seré.

Recuerda, a la hora de responderle a un jefe o a un compañero de trabajo no caigas en este tipo de clichés.