Tener la oportunidad de renovar la plantilla de forma que cuando un trabajador se jubila se asegura que el puesto queda cubierto por una persona con menos recorrido laboral y en situación de precariedad es la fórmula ideal para favorecer la renovación de las plantillas y garantizar la competitividad en la actividad. Esta alternancia de trabajadores para un mismo puesto es posible gracias a los contratos de relevo.

Así opinan patronal y sindicatos del sector de la automoción, una actividad en la que el 22% de la plantilla tiene más de 50 años y la mitad de éstos más de 55 años. El 80% de las empresas que se dedican a la automoción en España utilizan este modelo de contratación.

El contrato de relevo está considerado como muy beneficioso en la industria en general, porque se trata de una vía excelente de transmisión del conocimiento. El amplio bagaje que los trabajadores que están a las puertas de la jubilación se traspasa directamente a sus futuros sustitutos, lo que supone un traslado directo de experiencia y una puesta en valor de la colaboración intergeneracional de la plantilla.

Además es una manera de dotar de estabilidad el precario mercado laboral al incentivarse por esta vía la contratación indefinida. Inspirado en los beneficios que este tipo de contratación puede provocar en la industria, el gobierno ha anunciado, entre otras medidas para mejorar la calidad en el empleo, dar un impulso al contrato de relevo.

¿En qué consiste el contrato de relevo?

El contrato de relevo tiene naturaleza temporal e implica a dos trabajadores, uno de salida, que accede a una jubilación anticipada y parcial, el relevado y otro de llegada, que se encuentra en el paro o con un contrato de duración determinada. Este sería el relevista. Si tenemos en cuenta los requisitos para este año, el trabajador más veterano solo podría acceder a la jubilación anticipada si tuviera cumplidos 61 años y seis meses, siempre y cuando se cumpla con el requisito de años cotizados.

En virtud de este modelo, la jornada del relevado disminuye entre un 25% y un 85%, dependiendo del tipo de jornada que se concrete. La jornada del relevista podrá ser tanto parcial, como mínimo lo que reste hasta completar la jornada total del relevado, como a tiempo completo. Este horario podrá ser tanto simultáneo con el trabajador de más edad como complementario.

La ley señala que la duración podrá ser indefinida pero, si no lo es, en un principio su renovación será anual hasta que el trabajador relevado llegue con su edad de jubilación. Si un contrato de relevo se convierte en indefinido supone una serie de bonificaciones a la empresa.

Claves del contrato de relevo

Salario en los contratos de relevo

Aún cuando se trata de un mismo puesto de trabajo “compartido” entre dos trabajadores la asignación mensual de ambos debe ajustarse a un salario suficiente. Conforme marca la ley, la base de cotización del empleado relevista y del jubilado parcial deben estar en relación. Esta remuneración compete a la negociación colectiva y está fijada en cada convenio. La del recién llegado no podrá ser inferior al 65% del promedio de las bases de cotización de los seis últimos meses del jubilado parcial.

El trabajador que accede a la jubilación parcial cobrará la parte correspondiente a la jornada parcial que desarrolle en la empresa y el resto se imputará a su prestación por jubilación con las reducciones correspondientes por tratarse de jubilación parcial.

Inconvenientes del contrato de relevo

El contrato de relevo requiere de una reflexión para que realmente se obtengan beneficios de su ampliación en determinados sectores. Por un lado conlleva la jubilación anticipada de una de las partes. Esto supone una sobrecarga en las arcas de la Seguridad Social, ya que prescinde de un cotizante antes de tiempo y debe empezar a desembolsar jubilación. No obstante, hay que tener en cuenta que, de forma simultánea, favorece la llegada de un nuevo cotizante que, con bastante probabilidad se convierta en indefinido.

Indemnización en un contrato de relevo

Pero, ¿qué ocurre si el contrato de relevo no llega a materializarse en un contrato indefinido? Por  ejemplo, en caso de despido del trabajador se considera que el contrato de relevo es temporal por los que la indemnización que recibiría si se tratara de un despido involuntario  por parte del trabajador sería de doce días por año trabajado.