En 2013 se alcanzó la cifra récord de dos millones de parados mayores de 45 años, prácticamente cinco veces más que los que había antes de la crisis. Para más inri, casi la mitad son parados de larga duración, es decir, que llevan más de dos años sin encontrar trabajo. Si a ello sumamos que muchos de estos desempleados mayores de 45 años no tienen más formación que los estudios de educación obligatoria, y que un tercio se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión se comprenderá fácilmente que para todo ellos la situación sea crítica. A la falta de trabajo se une algo casi peor, la falta de expectativas de conseguirlo.

Por esta razón el Consejo Económico y Social -donde se sientan empresarios y trabajadores, sindicatos y patronal- ha publicado recientemente un informe (aprobado por unanimidad de todos sus miembros) en el que denuncia esta situación y reclama la elaboración de un plan estratégico y la puesta en marcha inmediata de una batería de medidas de choque a corto y medio plazo que permitan paliar este grave problema. Además, el CES advierte que dicho plan debe contar con una dotación suficiente de recursos y medios para ponerlo en práctica.

A falta de dicho plan de choque, lo que sí que ha anunciado el Gobierno es una nueva ayuda para los familias que no perciben ingresos y los parados de larga duración, pero independientemente en este caso de su edad. Además, se ha reconocido que estas ayudas tendrán carácter retroactivo desde el 1 de noviembre -independientemente de cuando se aprueben- ya que en un primer momento se habían anunciado para el pasado mes de octubre.

Nosotros en Infoempleo publicamos una serie de consejos para los que buscan trabajo a partir de los 40 que resumimos a continuación (y que puedes leer completos aquí):