Hace tiempo publicábamos un informe que afirma que sólo el 20% de las ofertas de trabajo llegan a los desempleados. Cuatro de cada cinco ofertas nunca se conocen o bien porque no se publicitan o bien porque no se publican en el sitio adecuado. Hoy te damos algunos consejos para no dejar pasar ninguna oferta de empleo de esas que habitualmente decimos que pasan desapercibidas.

El mercado laboral es cada vez más complejo. No cabe duda. Y si ya es de por sí difícil conseguir un buen trabajo, la cosa se complica si no detectamos de forma inteligente las ofertas de trabajo que circulan por el mercado o si no estamos preparados para que los reclutadores nos encuentren.

Numerosas empresas disponen de bolsas de trabajo sin embargo muchas otras han prescindido de ellas debido al sobrecoste que supone su mantenimiento. Además, cuando se publicita una oferta de empleo, los responsables de los puestos de recursos humanos se ven a menudo abrumados por la cantidad de candidatos que se presentan que no responden al perfil requerido.

Ante esta situación, las empresas recurren a una de estas dos soluciones: o bien publican el trabajo en algún portal especializado en la búsqueda de empleo capaz de filtrar convenientemente las solicitudes, o bien buscan directamente ellos a los candidatos a través de Twitter, LinkedIn o Google+ o simplemente pidiendo referencias a amigos, colegas de trabajo o entre el propio personal de la empresa.

A ver qué te parecen estos cinco consejos para no dejar escapar ninguna oportunidad de empleo:

  1. Sigue en las redes sociales los perfiles corporativos y personales de las personas y empresas más influyentes de un sector. Únete a los grupos relacionados con la industria. Y participa. Entabla conversaciones. Sé proactivo.
  2. Asiste a jornadas, conferencias y eventos de networking con un currículum bajo el brazo… por si acaso surge la oportunidad.
  3. Ofrece tus servicios a las propias empresas que organizan este tipo eventos y postúlate como candidato para impartir alguna charla gratuita ya que es la mejor manera para conocer a gente y sobre todo que mucha gente te conozcan a ti.
  4. Publica un blog, ofrécete a un medio local para publicar periódicamente un artículo o columna, conviértete en una fuente de información dentro de tu propio sector. Y después no esperes que los demás te encuentren. Envía periódicamente, y sin abusar, estos contenidos interesantes a los prescriptores de tu gremio.
  5. Mantén contacto con los responsables de recursos humanos de las empresas. Preséntate por mail con una carta individualizada y envía tu currículum. Actualiza periódicamente ese currículum vitae. Y vuelve a enviarlo otra vez a las mismas personas con la excusa de la actualización.

Sabemos que no es fácil, pero precisamente por eso hay que ser proactivo y estar pendiente de cualquier oportunidad.