En 2001, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, según sus siglas en inglés) hizo un anuncio insólito: publicaría online los materiales de todos sus cursos oficiales, de manera que estuvieran al alcance de quien quisiera consultarlos. La idea no era ayudar a sacarse ningún título sino a fomentar la llamada sociedad del conocimiento. Aquella iniciativa, que probablemente haría enarcar muchas cejas y despertaría muchas reticencias por parte de determinados profesores, fue el inicio de los OpenCourseWare (OCW), los contenidos abiertos, normalmente, de educación superior. Actualmente cuenta con 2.100 (más información y consultas en http://ocw.mit.edu/index.htm). Arquitectura, ingenierías, ciencias de la salud, arte, dirección de empresas. Algunos son audios y videos; otros están traducidos al chino, al español, al turco o al portugués.

En 2005, el proyecto del MIT, junto con los que iban arrancando en instituciones de todo el mundo, comenzaron a tejer una red internacional bautizada como OpenCourseWare Cosortium, que actualmente cuenta con cientos de miembros. ¿Su misión? Servir de paraguas que coordine y ayude a poner en marcha y mantener más OCW. Este movimiento apuesta por un mundo en el que el deseo de aprender se encuentre con la oportunidad de realizarlo, sin importar el lugar en el que se encuentre ni el emisor ni el receptor. “Donde cualquiera, en cualquier lugar, pueda permitirse el acceso a las oportunidades apropiadas para conseguir el conocimiento o formación que desee”, enfatizan en su página web.

Según este modelo, los autores ceden los derechos de los contenidos bajo copyleft. Y cada vez son más quienes lo hacen. Las mejores universidades niponas se han unido en torno a Japan OpenCourseWare Consortium. En el Reino Unido, Open University, la Universidad Abierta, alimenta un Learning Space con alrededor de 600 cursos gratuitos. Mientras que en México, la Universidad de Monterrey tiene en marcha un proyecto de acceso libre que fue pionero en el país latinoamericano. En el ámbito iberoamericano funciona Universia, una red de universidades de España, Portugal y América Latina que ha traducido cursos del MIT al español y al portugués, y que desarrolla el consorcio OCW Universia OpenCourseWare. Cuenta con 45 instituciones de educación superior españolas integradas, casi 60 iberoamericanas y una portuguesa.