Encontrar una oferta de empleo hoy en día puede parecer tan complicado como dar con una aguja en un pajar. Puede ser un proceso desesperante y agotador: envías tu CV, recibes e-mails automáticos con eso de que te tendrán en cuenta en futuras selecciones de personal o te apuntas a la misma oferta que otras 500 personas… Hay que reinventarse y ponerse al día porque las formas de comunicación se han multiplicado y no todas las ofertas están en exclusiva publicadas en los portales de empleo.

La demanda es mucha, la oferta poca y si encima uno no se entera de las ofertas de trabajo, ¿cómo va abandonar la situación de desempleo? Cada vez es más común que las empresas utilicen las redes sociales (RRSS) para publicar ofertas porque les supone un pequeño ahorro de costes. A largo plazo, serán una herramienta gratuita y efectiva para la búsqueda de empleo, ¡aprovéchalas!.

Para empezar, si no estás en las RRSS ya es hora de que crees tu propio perfil profesional en varias de ellas. Según el I Informe sobre Redes Sociales y Mercado de Trabajo en España, elaborado por InfoEmpleo con la colaboración de Adecco, el 50% de los candidatos encuestados (de un total de 8.777) han buscado trabajo a través de las RRSS y un 45% ha sido contratado a través de ellas.

Las empresas (555 profesionales de recursos humanos han sido encuestados) siguen valorando muy positivamente los portales de empleo aunque, ya a día de hoy, un 49% recurre a las RRSS por el hecho de que es un canal de reclutamiento gratuito. ¿A qué redes suelen recurrir? A la hora de seleccionar personal se inclinan más por LinkedIn (32% frente al 15% de Facebook) pero si lo que buscan es conocer mejor al candidato recurren a Facebook (en un 70%).

Con todas estas pistas podemos, y debemos, lanzarnos a la búsqueda activa de empleo en las RRSS.

LinkedIn es la red social para buscar trabajo por excelencia, creada precisamente para ello. Sumérgete y bucea en ella, porque podrás encontrar trabajo para cualquier perfil profesional en cualquier lugar del mundo.

Localiza a las empresas que están contratando rastreándolas en el buscador de empresas o siguiéndolas para poder recibir eventos relevantes como la apertura de nuevos procesos de selección.

Haz que el trabajo te encuentre a ti. Participa en los grupos adecuados para demostrar tus conocimientos y entablar relaciones. También puedes localizar a los head hunters y researchers que se encuentran en tu red e invitarles a formar parte de tu primer nivel de relación.

En Facebook, si das una patada, te aparecen multitud de páginas con información sobre ofertas de trabajo, becas, subvenciones e, incluso, muchas empresas publican ofertas en su fan page. Solo tienes que meter palabras clave en el buscador de Facebook: busco empleo, encontrar trabajo…

Twitter también puede ser una mina de oro sin descubrir y ofrece mucha más variedad que Facebook. La mejor manera de realizar la búsqueda es a base de hashtag como #ofertaempleo, #empleo, #trabajo, #autónomo, #freelance… También hay usuarios que se dedican a compartir ofertas de empleo como @quieroempleo, @freeforjobs, @pajaritoDempleo.

Si prefieres buscar por comunidades autónomas también puedes hacerlo con: @trabajobalear o @trabajobcn. O por profesionales, por ejemplo, #periodistas, #ingenieros, #programadores… Se trata de ir probando, seguro que entre millones de tuits hay uno para ti.

Las redes sociales sirven para mucho más que para mantener el contacto con tu red de amigos y familiares. Ahora también pueden ayudar a encontrar el empleo que llevas mucho tiempo buscando, solo hay que saber cómo y ser proactivo.

Foto: Robert S. Donovan con licencia CC