Islandia puede ser un buen destino al que acudir si estás pensando en trabajar en el extranjero. Su atractivo turístico es innegable, constituye un modelo de bienestar social mundial y los salarios entran dentro de los más altos de la OCDE.

Mantiene una de las tasas de paro más bajas, que no llega al 3%. No es un país muy poblado, tan solo cuenta con 348.450 habitantes, de los cuales un 12% son extranjeros. La mayor parte de esta inmigración proviene de Polonia; sin embargo, también cuenta con una representación española de más de 600 personas.

El idioma en el que vas a tener que desenvolverte

Los islandeses aprenden inglés desde bien temprano y está muy presente en su día a día. Son prácticamente bilingües. Este idioma va a resultarte imprescindible para encontrar trabajo. El alemán también es bienvenido, pues existe una fuerte relación comercial entre Islandia y Alemania.

Ahora bien, el idioma que sin duda hará despegar tu carrera es el islandés. No podrás acceder a puestos cualificados si no lo dominas. Los islandeses son muy celosos de su cultura y no quieren que se pierda una de sus principales señas, que es el idioma.

Para una integración completa y una mejor posición social debes hablar islandés. Encontrarás escuelas en todo el país. Una vez estés trabajando, a través del sindicato de trabajadores que te corresponda, te puede salir gratis este tipo de formación.

Encontrar trabajo en Islandia

Encontrar trabajo en Islandia

Según el Statistics Iceland de 2017, el 16,5% del mercado laboral islandés está cubierto por extranjeros. Es decir, hay una clara necesidad de ellos y el país lo reconoce abiertamente, por eso son bien recibidos.

Las principales actividades que sustentan la economía islandesa son las industrias de producción, como la agricultura y la pesca, además de otro tipo de industrias. También es un país de servicios que tiene una larga tradición en servicios financieros y, cada vez más y con mayor fuerza, en servicios turísticos, pues se ha convertido en uno de los destinos preferidos.

Si empiezas por un trabajo menos cualificado, puedes encontrar con facilidad un puesto en una fábrica de pescado o de aluminio, o bien trabajar en granjas, además de en restaurantes y hoteles. Para empleos relacionados con hostelería y turismo, la mejor época del año es el verano, que es cuando se reciben más visitantes.

Puedes tratar de encontrar una oferta que se adapte a tu perfil desde España a través de los siguientes recursos:

También puedes encontrar empleo una vez llegues al país. Eso sí, vete con unos buenos ahorros para empezar, pues el nivel de vida de Islandia es muy alto y te los puedes gastar mucho antes de lo previsto.

Una última indicación: te resultará más sencillo adaptarte a la vida del país en una ciudad como Reikiavik o Kópavogur que en una zona más rural. Además, las condiciones laborales probablemente sean más ventajosas.

Los salarios en Islandia, un punto a favor

Según recoge Statista a partir del informe Taxing Wages 2018 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Islandia es el tercer país de la OCDE con el salario más alto, solo superado por Suiza y Luxemburgo. En cifras, el salario anual se sitúa en 53.000 euros en bruto y 37.000 euros en neto. Si lo comparamos con España, podemos ver la gran diferencia que existe entre ambos países. El salario medio en nuestro país es de 33.000 euros en bruto y 27.000 euros en neto.

Es muy importante atender a las cantidades en bruto y en neto de los sueldos que aparecen en las ofertas. Hay que tener en cuenta que se paga casi un 40% de impuestos. Esta es la causa de que tengan un modelo de bienestar envidiable; sin embargo, si lo que se pretende es ir a trabajar para ahorrar en un puesto de baja cualificación, hay que echar muy bien las cuentas porque puede que no te rente.

Por otro lado, te gustará saber que es un Estado donde la brecha laboral por género es prácticamente inexistente. En enero, se convirtió en el primer país del mundo en obligar a las empresas a demostrar que pagan de forma equitativa a hombres y a mujeres.

Qué se documentación se requiere y qué trámites hay que completar

Islandia no forma parte de la Unión Europea pero es miembro de los estados Schengen. Esto significa que a los europeos se les permite trabajar fácilmente dentro de sus fronteras. Tendrás que tramitar el permiso de trabajo para ciudadanos Schengen una vez estés allí. Si vas a quedarte más de tres meses, tendrás que solicitar el directorate of immigration o permiso de residencia.

Otra documentación imprescindible que tendrás que llevar contigo es la siguiente:

  • Pasaporte en regla.
  • Tarjeta de la seguridad social.
  • Modelo de reconocimiento médico (+ E–100).
  • Certificado E–301.

A la hora de empezar a trabajar, necesitarás el DNI islandés, que se llama kenitalla o ID numbre. Los podrás tramitar cuando llegues al país o bien desde aquí si ya te ha contratado la empresa para la que trabajarás allí. Además, también necesitarás la tarjeta de impuestos o tax card.

Enlaces de interés