Hoy en día no es fácil conseguir una entrevista. Cuando por fin nos llaman de una oferta atractiva, queremos dar buena impresión, pero nos da miedo que los nervios nos traicionen. Te damos una serie de consejos para que vayas con más tranquilidad al encuentro y seas capaz de transmitir mayor seguridad.

Intenta acudir a la zona con tiempo suficiente como para tomarte un café, mejor descafeinado. Esos 20 minutos te permitirán ubicarte en el espacio. Además, si surge algún imprevisto, tendrás un pequeño margen para no llegar tarde.

Si tienes oportunidad, practica ejercicios de respiración en un lugar discreto justo antes de hacer la entrevista. Puede resultar útil la técnica del suspiro: suspira profundamente mientras emites un sonido de alivio a medida que vayas expulsando el aire. No te centres en inspirar, deja que el aire salga de manera natural. Repite de 8 a 12 veces este ejercicio y toma conciencia de lo relajado/a que te encuentras cuando lo practicas.

Es conveniente que utilices algún método para ir preparado a la entrevista, como representar mentalmente la conversación o escribir pros y contras de tu perfil, pero no te dejes llevar por la obsesión y trata de no pensar en ello antes de irte a dormir el día anterior a la entrevista. Es normal estar nervioso/a y hay que aceptarlo, pero debemos tratar de llevar las riendas de la emoción, no dejar que la emoción dirija nuestro pensamiento.

El descanso es esencial; sin embargo, es normal padecer cierto insomnio la noche antes. Si no puedes evitar el pensamiento recurrente, intenta cambiar el foco de atención.

Representa una vez mentalmente la situación con un final positivo. Después, aplica la siguiente técnica que te ayudará a cambiar la perspectiva: sitúate mentalmente en el momento en el que te están haciendo la entrevista. Imagina que puedes salir de tu cuerpo y ver la escena como espectador desde el techo. Aplica un poco de zoom y observa la situación desde lo alto del edificio; después, desde un poco más alto: observa la localidad como si viajaras en aeroplano. Aumenta la perspectiva poco a poco hasta que llegues al espacio. Describe siempre los detalles que imaginas a tu alrededor. Seguramente, en el transcurso de esta práctica habrás conseguido dormirte.

No luches para eliminar el pensamiento que te genera inseguridad, simplemente dialoga con él, quítale importancia en incluso aplica un poco de humor: “ah, sí, ahora es cuando los reclutadores se levantan y hacen una coreografía tragicodramática de ópera rock por la errata que han visto en mi CV”.

Acepta cierto grado de incertidumbre. No todo puede estar medido y controlado. Hay que reconocer que no podemos gobernar sobre cómo deben actuar otras personas con nosotros y que las respuestas son tan variadas como seres humanos somos en el mundo. Es la riqueza que nos da la experiencia.

Hay multitud de consejos que nos ayudan a combatir la ansiedad ante una entrevista de trabajo. Incluso aunque el resultado no sea el que esperas, quédate con el lado positivo. Lo importante es que acudes porque alguien ha mostrado especial interés por tu perfil.