Está previsto que la Selectividad se acabe a partir de 2017. Habrá una prueba tipo test que la sustituya. Se realizará al terminar el Bachillerato y te dará la posibilidad de consolidar tu título. Si la suspendes, no conseguirás ser bachiller. Aplícate desde ya porque también cuenta la nota media de los cursos.

La semana pasada el Ministerio de Educación se reunió con los consejeros de Educación de las comunidades para definir en qué consistirá, no solo esta prueba, sino también las que están previstas en Primaria y al final de la ESO. Este año comienzan a aplicarse los cambios para la Primaria, pero los de Secundaria y Bachillerato quedan pendientes para 2017.

¿En qué consiste el test de las 350 preguntas?

Tendrán que pasar esta prueba tanto los estudiantes que finalicen la ESO como los que acaban el Bachillerato. En los dos casos, es necesario aprobarla para que te den el título y puedas continuar con tus estudios.

El examen será tipo test, dentro de cada pregunta tendrás cuatro opciones para elegir. También se prevé que haya una pregunta de desarrollo. Las cuestiones se dividirán en tres grandes bloques. En el primer bloque te evaluarán los conocimientos de las materias troncales que has cursado en 200 preguntas; el segundo, los conocimientos de las optativas en 100 preguntas y el tercero, los de las específicas (salvo Educación Física, Religión o Valores Éticos) en 50 preguntas. Podrás elegir examinarte de cuatro asignaturas obligatorias y de tres optativas y debes conseguir un 5 sobre 10 para superar el examen.

En la ESO esta prueba contará un 30% de la calificación final y el 70% restante será la media de tus notas en esta etapa. En el Bachillerato, contará como la actual Selectividad, un 40% de la nota final; el resto será la media de los dos cursos de este ciclo.

Solo podrás presentarte a la prueba de Bachillerato si tienes todas las asignaturas aprobadas; sin embargo, la prueba de la ESO podrás hacerla aunque te hayan quedado un máximo de dos asignaturas, siempre que no sean Lengua y Literatura y Matemáticas simultáneamente.

Si suspendes, no te desanimes, puedes repetir la prueba en la siguiente convocatoria. También tienes la opción de repetirla en caso de que quieras subir nota. Se te guardará la calificación más alta.

Otras pruebas que se han previsto en el borrador del real decreto son las de Primaria. A diferencia de las de Secundaria y Bachillerato, no son necesarias para conseguir el reconocimiento de los estudios; sirven para informar y orientar tanto al alumnado como a padres y educadores. Habrá una al acabar el segundo ciclo y otra en sexto curso.

¿Cuándo se aplica?

Hasta el 2016-2017 no se convocarán las nuevas pruebas de ESO y Bachillerato. En 2017 la evaluación final de la ESO no tendrá consecuencias en tus notas y la prueba de Bachillerato no será necesaria para conseguir el título, solo contará para el acceso a la universidad. A partir del año siguiente, se llevará a cabo lo establecido por el real decreto; sin embargo, al coincidir con el final de la legislatura, un cambio de gobierno podría llegar a derogar su aplicación.

En la reunión que se mantuvo con las comunidades autónomas la semana pasada, los consejeros de Educación de cinco de ellas mostraron su desacuerdo con esta medida y han pedido al ministro que la paralice. En su opinión, invaden competencias de las comunidades, segregan a los alumnos y los “uniformizan”. El Sindicato de la Enseñanza Pública ANPE pide que se llegue a un pacto de mínimos para que la medida que se aplique sea estable, al margen de haya un posible cambio de gobierno.