Hace apenas unos años, para colocarte como community manager no se te pedía mucho más que saber manejar redes sociales y, preferiblemente, tener estudios relacionados con la comunicación. Hoy en día, esta profesión está mucho más definida y se buscan perfiles más concretos.

Hace no mucho más de una década, cuando las marcas se dieron cuenta de que tenían un potencial enorme de ventas si sabían gestionar el feedback de los consumidores, nacieron una serie de profesiones para poder abarcar este gran cometido. Entre ellas se encuentra la del community manager, alguien que está muy al tanto de lo que los clientes dicen en cada momento y que se encarga de mantener el día a día de la reputación de una compañía y su atractivo para los usuarios.

Habilidades y formación del community manager

Hay una predisposición casi natural en las personas que eligen esta profesión: tienen facilidad de comunicación, están al día de lo que pasa a su alrededor, saben ver lo que gusta o no gusta a la gente y son rápidos y ocurrentes a la hora de intervenir en una conversación. Estas son buenas cualidades con las que se puede empezar a construir la carrera profesional de community manager.

No es imprescindible, pero una titulación superior en Comunicación, Publicidad, Márketing o Periodismo es lo más frecuente entre los perfiles que se suelen seleccionar. Los cursos de community management o másters y posgrados de márketing digital son el complemento ideal. Los hay desde más generalistas donde se abordarán todos los aspectos importantes de la profesión hasta formación muy específica sobre el manejo de determinadas plataformas, herramientas o el desarrollo de habilidades muy concretas.

Pero también es principal estar muy pendiente de lo que se dice en los foros profesionales, en los múltiples encuentros que se organizan sobre comunicación y márketing digital, y seguir a los gurús e influencers del sector. Para poder avanzar en la profesión es fundamental no quedarse obsoleto.

social media manager curso

Tareas y responsabilidades del community manager

Uno que se dedica a administrar redes sociales no es la mejor de las definiciones del community manager; sin embargo, esta es la idea que subyace (aunque cada vez menos) en la mente de muchas de las empresas que los contratan. Es cierto que cada vez están más definidas sus funciones, pero dependiendo del lugar donde termines desarrollando tu labor, puede que te toque hacer otra serie de tareas, como las propias de un social media manager, de un content curator, de un SEO o de un copy.

En una empresa donde todos esos puestos estuvieran definidos, las tareas del community se centrarían sobre todo en las siguientes:

  • Estar al tanto de lo que se dice de la marca para la que trabajas, reconocer las características de la comunidad de usuarios con los que interactúas y del público objetivo de la marca. Para desempeñar estas tarea habrá que manejar distintas herramientas de monitorización. Además hay que saber ver las tendencias y los influencers de este grupo, pues es principal para poder interactuar con éxito con él.
  • Publicar contenido de calidad en distintas plataformas, desde redes sociales hasta blogs, o contenidos gráficos, como infografías, y audiovisuales, como vídeos. Pueden ser de elaboración propia pero también se buscarán contenidos de valor que pueden interesar a los seguidores. El community se encargará de mover ese contenido, a ser posible de manera viral para que se difunda lo máximo posible. Y lo hará con un lenguaje adaptado a cada plataforma.
  • Responder a los usuarios e interactuar con ellos. Se trata de que se generen conversaciones en las que esté presente la marca para la que se trabaja. A la hora de interactuar, se pueden establecer estrategias como sorteos o campañas que también habrá que planificar. Además, habrá que generar una atracción, un engagement, que haga que la comunidad esté pendientes de lo que la marca publica. En definitiva, el community intentará mantener los seguidores y dar una respuesta adecuada a las crisis.
  • Hacer un seguimiento de todo lo que se ha ido publicando y la repercusión que ha ido teniendo, y establecer un plan o estrategia de actuación teniendo en cuenta este feedback.