Una de las principales preocupaciones a la hora de afrontar un proceso de selección es la entrevista. ¿Qué te pones? ¿te notarán los nervios? ¿detectarán tus debilidades? ¿qué les dices si te hacen una pregunta incómoda? ¿cómo te puedes preparar una entrevista on-line? En Tu Empleo hemos tratado este momento desde muchas ópticas. Reunimos ahora todos los consejos para que puedas enfrentarte a esta situación y defender con seguridad tu candidatura.

Cómo comportarse en una entrevista de trabajo

Cuando se acerca el día fijado para la cita, empiezan a saltar las alarmas. No hay que perder los papeles, todo se puede planificar y prever, aunque seguramente nada termine siendo exactamente igual a como te habías imaginado. Empezamos por cómo vestir para una entrevista de trabajo, qué te puedes poner para causar la mejor impresión. Un consejo básico es que vayas acorde al tipo de empresa y puesto.

La segunda cuestión que puede que te esté rondando todo el rato la cabeza es si se te notarán demasiado los nervios. No trates de luchar contra ello, un nivel moderado de tensión es comprensible; si lo frenas puede que generes justo el efecto contrario.

Una vez entres en contacto con los reclutadores, pon en práctica los consejos que te ofrecemos para dar tu mejor cara. Es fundamental mantener una actitud prudente y emplear un lenguaje adecuado. Ten en cuenta que tus gestos también son un vehículo de comunicación, y que te retratan aunque tú no te estés dando cuenta. También hay que cuidar el lenguaje no verbal.

Carmen Máñez, directora de RRHH y fundadora de Seacoach, nos ofrece una recomendación muy útil sobre la actitud que hay que mantener en una entrevista: “Lo esencial es diferenciarse. En ocasiones, las entrevistas se convierten en un teatro entre dos personas. Hay que evitar un encuentro artificial y saber poner en valor tu perfil como profesional. La clave es ser auténtico, honesto y, sobre todo, mostrar tu potencial. Lo importante es que conozcan qué puedes aportar a la organización y que proyectes una imagen visual de tu desempeño dentro de esta. Que te sientan como una oportunidad”.

Qué no hacer en una entrevista de trabajo: errores frecuentes

Sobre este tema a la hora de preparar una entrevista de trabajo también hemos hablado en varias ocasiones. Hay veces que se cometen errores simplemente porque no se está siendo consciente de que ciertos comportamientos no están bien vistos. Así pues, lo primero es asegurarse de que se conocen los errores más comunes que se cometen en las entrevistas de trabajo y las meteduras de pata que un gran número de candidatos termina cometiendo en una entrevista.

Preguntas en una entrevista de trabajo delicadas o que no te pueden hacer

Lo cierto es que los errores no siempre los comete el candidato. Hay ocasiones en las que los entrevistadores lanzan temas que no deben plantearse, como tu situación sentimental, si padeces alguna enfermedad o incluso tu edad. Podrían ser motivo de discriminación y no es legal que lo hagan, por mucho que la empresa considere que afecta a sus intereses.

Este tipo de preguntas pueden enrarecer el ambiente, como también lo enrarecerán las cuestiones incómodas. Hay temas delicados, como hablar de un despido anterior, que conviene llevar preparados. Pueden salvar el momento de la manera más ventajosa para tu candidatura.

Otro asunto comprometedor es tratar el sueldo en una entrevista. Si no te sacan el tema, ni lo menciones, es uno de los errores peor valorados entre los entrevistadores. Pero si lo ponen ellos sobre la mesa, hay que llevar bien pensado lo que vas a decir para que la negociación te resulte ventajosa.

como actuar en una entrevista de trabajo

Entrevistas de trabajo atípicas

No siempre hay tiempo de concertar una cita. A veces los reclutadores se encuentran en un punto geográfico que queda muy lejos de donde tú resides. Son motivos por los que no resulta demasiado extraño que te pidan hacer la entrevista de trabajo on-line. Si ya sabes seguro que el medio que van a emplear es Skype, puedes prepararte específicamente para este canal.

Aunque ya hay software específico para procesos de reclutamiento que incluyen la opción de entrevistar a distancia. Y no se reducen solo a esta opción, también incorporan funcionalidades para detectar, por ejemplo, si se está mintiendo. Este tipo de reclutamiento se ha desarrollado a partir de investigaciones neurocientíficas.

Por último, no podemos dejar de mencionar un método que, aunque todavía no está generalizado, sí es cada vez más frecuente. Se trata de las entrevistas en grupo, en las que se practican distintas dinámicas para hacer aflorar aspectos que interesen de los candidatos. El consejo básico es que seas participativo pero sin avasallar.