De todos es sabido que una de las formas más efectivas de encontrar un empleo es a través de los contactos, ya que pueden facilitarnos el acceso a ofertas que no se publican en los lugares habituales de búsqueda de trabajo o interceder por nosotros en un proceso de selección. Todos estamos relacionados a través de redes y, por ello, el networking, o gestión de la red de contactos, es una habilidad que debemos aprender y que puede resultarnos muy valiosa si sabemos aprovecharla. Aunque crearnos una red de estas características requiere tiempo y esfuerzo, lograremos un instrumento que podremos utilizar a lo largo de toda nuestra vida profesional.

Si te has quedado sin trabajo o si quieres cambiarlo para mejorar, lee atentamente estos consejos sobre cómo hacerlo mediante la utilización de las redes de contactos:

Revisa tu agenda de bolsillo y tus libretas de direcciones para elaborar una lista con todos los contactos. Puedes utilizar una hoja de cálculo o un documento de texto para facilitarte la búsqueda y la modificación de la información. En ella debes ir apuntando todos los datos que posees acerca de cada persona: su cargo, la empresa en la que trabaja, su teléfono y su correo electrónico, principalmente. Aunque al principio parezca una tarea difícil, te darás cuenta de que la lista es más extensa de lo creías. Una vez terminada, puedes empezar a utilizarla en tu búsqueda de empleo y tienes que procurar tenerla siempre actualizada.

• Algunas de las personas que pueden proporcionarte una oferta de empleo o facilitarte una entrevista son:

Antiguos compañeros de clase: de colegio, de instituto, de universidad, de cursos de idiomas, de especialización o de formación ocupacional. Estos últimos se encuentran en la misma situación que tú, en búsqueda activa de empleo, y quizá te puedan proporcionar una información interesante.

Compañeros de trabajos anteriores con los que sigas teniendo relación. Aquí hay que destacar la importancia de cultivar las relaciones sociales dentro de la empresa y de mantener el contacto una vez se ha finalizado el contrato.

Los superiores de empresas en las que hayas trabajado también pueden resultarte útiles si les comunicas que estás buscando empleo, ya que puede surgir nuevamente la posibilidad de trabajar allí o ellos pueden informarte de si conocen vacantes en empresas del sector. Sus recomendaciones son de gran ayuda a la hora de buscar empleo.

– Los amigos y familiares son también otra vía para mover tu currículum. Puede que ellos no pertenezcan a tu sector o no posean un puesto similar al tuyo, pero a su vez poseen una red de contactos que puede ofrecerte la oportunidad que estás esperando.

– Otras personas que puedes añadir a tu lista son: empleadores con los que te hayas entrevistado anteriormente, colaboradores, proveedores, clientes, conocidos del barrio y todo aquel que te conozca y pueda hablar por ti.

• A continuación debes pensar el mensaje que quieres transmitir a tus contactos para comunicarles tu nueva situación o tu intención de cambiar de trabajo. De este modo, una vez hayas reflexionado sobre tu objetivo profesional, prepara un breve discurso describiendo tu perfil profesional y tu experiencia anterior y hazles llegar tu currículum, tu portafolio (en el caso de que seas autónomo) o tu tarjeta de visita.

• Las formas de comunicarte con tus contactos suelen ser el teléfono o el correo electrónico. Puedes aprovechar ocasiones como el periodo navideño, en el que hay pocas ofertas, pero más tendencia a contactar con los conocidos para felicitarse las fiestas. Otros momentos que te pueden facilitar este acercamiento son: cumpleaños, santos, celebraciones familiares o de empresas en las que hayas trabajado, eventos relacionados con tus intereses o experiencia, etc. Asimismo, puedes aprovechar para quedar y charlar más tranquilamente mientras os tomáis un café y os ponéis al día sobre vuestra situación.

Mantén siempre actualizado tu perfil en las redes sociales y profesionales a las que perteneces. Muchas empresas buscan personal a través de estas herramientas de internet y pueden contactar contigo si la información que describes sobre ti es lo suficientemente completa y actualizada.

• Recuerda que para mantener tu red debes cuidar a tus contactos y darles las gracias siempre que te den información o te presten ayuda. Asimismo, ellos también te agradecerán que les envíes noticias que puedan resultar de su interés o que les recomiendes para una determinada oferta.