Explicar en público ideas y proyectos no es nada fácil, pero el asunto se complica todavía más si estás intentando explicar términos especializados a personas que tienen poco o ningún conocimiento de la materia que tratas. Sobre todo si esas personas tienen que invertir dinero en tus proyectos; deben entender qué haces y por qué. ¿Cómo puede enfrentarse uno a esa situación? 

La cultura puede ayudarte en muchos de estos casos a establecer símiles entre tu idea y conceptos más accesibles para tu público. Películas, libros, videojuegos, música… hasta la gastronomía, los lugares más turísticos del mundo o las telenovelas pueden servirte para hacer comparaciones que hagan tu idea más accesible a cualquier persona. ¡Y también más divertida! No tengas miedo a utilizar ejemplos cotidianos, porque son ejemplos que todo el mundo entenderá. Al fin y al cabo, buscas que entiendan lo que haces aunque no sean expertos, así que no necesitas demostrar que sabes mucho, sino que sabes explicarlo bien.

Usar ese tipo de ejemplos también te hará sentir más cómodo cuando estés explicando un asunto que no terminas de controlar del todo, como le ocurre a alguna gente presentando proyectos de su empresa. Usando ejemplos que te sean cercanos aumentarás la seguridad que tienes en el tema y conseguirás que tu público se implique en lo que intentas transmitirles. ¿Con qué te vas a sentir más cómodo que relacionando lo que quieres contar con tus experiencias y gustos? Así lograrás toda su atención, y no sufrirán la temida “muerte por Powerpoint” de la que muchos, sobre todo universitarios, tanto se quejan.

Por último, si no sabes cómo comenzar a exponer tu idea, para y piensa: ¿cómo se la contarías a tu madre? Si tuvieras que explicarle qué es lo que haces, tendrías que prescindir de tecnicismos y proporcionarle ejemplos sencillos para que entendiera qué es lo que haces. Exactamente igual que tendrás que hacer para explicar esa idea tan complicada y técnica a una audiencia que no tiene ni idea del tema que quieres introducirles.

Si quieres mejorar otros aspectos de tus presentaciones, consulta nuestros cursos.

 

Death by presentation con licencia CC (Flickr) de Frits Ahlefeldt-Laurvig