¿Te has planteado probar suerte en el extranjero? Si adoras los paisajes naturales extremos, como las cataratas del Niágara, o te gustaría conocer de cerca una ciudad hípster por excelencia, como Toronto, tu destino es trabajar en Canadá. Te orientamos sobre las principales cuestiones que debes tener en cuenta si decides establecerte por un tiempo en este país.

La población de Canadá supera los 35 millones de habitantes y cuenta con una población activa en torno a los 20 millones de trabajadores. Con una renta per cápita de casi 40.000 euros, está muy cerca de las cifras que presenta su vecino Estados Unidos. El salario mínimo interprofesional pasa de los 1.300 euros y soporta una tasa de paro de tan solo el 7%.

¿Francés o inglés?

Si tienes conocimientos de los dos idiomas, mucho mejor. Depende de la zona a la que vayas, pero, por lo general tendrás más posibilidades de encontrar un empleo relacionado con tu perfil si dominas las dos lenguas.

Los propios canadienses son conscientes de la importancia de este hecho. Tanto es así, que ponen a disposición de los recién llegados programas estatales de enseñanza de los dos idiomas adaptados a distintos niveles. Disponen de un horario muy amplio que incluye fines de semana y en algunos sitios ofrecen incluso la posibilidad de guardería durante las horas de clases. También es posible cursarlos on-line.

Si prefieres ir preparado desde casa, estos son los certificados más reconocidos en Canadá:

  • International English Language Testing System (IELTS).
  • Canadian English Language Proficiency Index Program (CELPIP).
  • Test of English as a Foreign Language (TOEFL).
  • Test d’évaluation de français (TEF).
  • Diplôme d’études en langue française (DELF).

Primeros pasos para encontrar trabajo en Canadá

Lo primero que debes hacer en cuanto llegues es acercarte a la oficina de inmigración más próxima a tu zona. Allí te ofrecen servicios gratuitos muy interesantes, como clases de idiomas; te ayudan a encontrar un empleo; te orientan sobre aspectos cotidianos, por ejemplo, encontrar un sitio para vivir, rellenar formularios y solicitudes de trabajo, y te informan sobre servicios que te ofrece la comunidad, tales como el mentoring, para colocarte en un puesto que se adapte a tu perfil.

Si quieres recurrir a los servicios on-line de intermediación laboral, visita las ofertas de trabajo en Canadá que tenemos en Empleo Internacional. También puedes acceder a Job Bank, la aplicación de los servicios públicos de empleo canadienses.

Hay dos cualidades que se valoran muy positivamente cuando entras en un trabajo: que seas puntual y que tengas iniciativa, es decir, que sepas resolver cuestiones por ti mismo. Quizá lo que más cuesta para alguien de nuestra cultura es adaptarse al individualismo de la sociedad canadiense. Tienes que contar con que la que la vida laboral y la personal están muy diferenciadas.

Prepara tu CV

El CV o resume se presenta en inglés, aunque vayas a una zona de habla francesa. Si es el caso, conviene que lo entregues también en francés. Ten cuenta este pequeño listado de datos que no debes incluir:

  • No menciones la edad o tu fecha de nacimiento
  • No especifiques el género
  • No reflejes el número de seguridad social canadiense
  • No adjuntes una foto
  • No detalles los cursos de tus estudios reglados ni las calificaciones

Lo que sí debes contar en el CV es lo siguiente:

  • Determinada información personal (nombre y apellidos, dirección postal, teléfono, e-mail)
  • Experiencia profesional
  • Estudios que has cursado (sin detallar materias o notas)
  • Competencias lingüísticas
  • Cualificaciones y capacidades profesionales que posees
  • Experiencia como voluntario. Tampoco está de más que digas algo sobre tus hobbies e intereses personales

Como recomendación general, te aconsejamos que adjuntes siempre una carta de presentación.

Resuelve el papeleo

Para solicitar el visado que te permita conseguir trabajo en Canadá, debes contactar con el proveedor oficial en España, que es el Centro de Recepción de Solicitud de Visas Canadiense. Ten en cuenta que sus servicios son de pago. Allí tramitarán el tipo de visado que necesites, ya sea el de inmigrante permanente o el de trabajador temporal. Si tienes menos de 35 años, los trámites se agilizan mucho gracias al programa de movilidad de jóvenes entre ambos países.

Con tu visado en la mano, ya puedes solicitar la siguiente documentación, imprescindible para establecerte durante un tiempo en Canadá:

  • Tarjeta de residencia permanente. Es la que te permite probar tu estatus como residente. Se puede emplear, además, como documento de identidad.
  • Número de la seguridad social canadiense (SIN). Te lo pedirán en cualquier trabajo y siembre que quieras acceder a un programa gubernamental de beneficios.
  • Tarjeta sanitaria. Canadá tiene sistema sanitario público. Para poder formar parte de él, debes tramitar la tarjeta sanitaria. Se puede solicitar el formulario en cualquier farmacia, hospital o centro de salud del país, y también on-line.

Si estás decidido a trabajar en Canadá y quieres ampliar información, bucea en estos enlaces: