Las vidas privadas de muchos de nosotros están permanentemente expuestas en las redes sociales, lo que puede ser un problema a la hora de encontrar un trabajo o conseguir un ascenso. O quizá no sea un problema, pero nosotros lo veamos como tal. ¿Cómo podemos desaparecer de Internet?

No tenemos control sobre mucho del contenido que aparece con nuestro nombre en las redes sociales e Internet, como sucede con las fotografías en las que nos etiquetan en las redes sociales. Ante ese tipo de situaciones, debemos respetar y pedir respeto ante la posibilidad de no querer ser etiquetados en ciertos contenidos, porque no todo vale en Internet.

Pero si realmente quieres desaparecer de Internet, hay un modo de intentarlo, siguiendo estos pasos:

1. Desactivar tus cuentas en las redes sociales. En algunas es bastante más fácil que en otras, pero aquí tienes explicados los pasos necesarios en las más comunes.

2. Búscate a ti mismo en Internet. ¿Quién no se ha buscado alguna vez en Google? De este modo puedes ver qué aparece si alguien te busca y comprobar si alguna red social se te ha escapado.

3. ¿Qué hacer si no puedes borrar alguna cuenta? Puedes falsificar el nombre y los datos personales para que nadie que te busque pueda dar contigo. ¡Sé creativo!

4. Bórrate de todas las listas de correo a las que te apuntaste (o te apuntaron sin permiso): boletines, promociones, emailing… Normalmente esos correos llevan al final un enlace para borrar tu suscripción.

5. Quizá, cuando te has buscado en Google, has visto que hay resultados en los que apareces que no puedes controlar. Supuestamente, Google te facilita una URL para que puedas borrar esos resultados, e incluso te ayuda en el proceso. En otros buscadores también puedes pedir que se borren aquellos resultados que dan información sobre ti.

6. Aunque hayas hecho el paso 5, habrá webs de las que no puedas borrarte, contenido que no puedas controlar. En este caso, no queda otro remedio que contactar con el webmaster y… esperar. ¡Paciencia! Sé educado y estate preparado para recibir un no por respuesta.

7. Borra todos los datos de las empresas de bases de datos. Si el paso 6 requería paciencia, este paso necesita de dosis extra. Tendrás que llamar a muchos números de teléfono, hacer un montón de papeleo, enviar muchos faxes o incluso pagar a servicios como DeleteMe que hagan todo este arduo trabajo por ti.

8. Otro paso que requiere de paciencia: llamar a tu empresa de telefonía y pedir que te den de baja en sus listas.

9. Y por último, borra tu correo. Todas tus cuentas.

Paciencia, paciencia y más paciencia para desaparecer de Internet. Y cuando hayas cumplido todos los pasos, a navegar de forma anónima, ¡que no te pillen!

 

System Lock (CC-Flickr) de Yuri Samoilov