Cuando se empieza una actividad por cuenta propia, surgen muchas dudas sobre el papeleo que hay que hacer para llevar al día todo lo que toca. Por un lado, hay que cumplir con Hacienda y, por otro, con la Seguridad Social. Vayamos por partes, hoy te contamos los pasos que debes seguir si estás empezando como freelance o autónomo a la hora de cotizar a la Seguridad Social.

Cómo darse de alta en la Seguridad Social

  • Lo primero que debes hacer es darte de alta como autónomo en Hacienda porque, cuando notifiques a la Seguridad Social tu nueva situación como cotizante, necesitarás haber obtenido el acta censal y el alta en el Impuesto de Actividades Económicas.
  • Como máximo 30 días después de que hayas completado estos trámites, el siguiente paso es afiliarte y darte de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos). Para ello tendrás que dirigirte a la oficina de la Tesorería de la Seguridad Social más cercana. También puedes hacerlo online si dispones de certificado digital o DNI electrónico. El modelo que tendrás que rellenar es el TA 0521.
  • Prepara bien la documentación. Lleva fotocopia de todo y también el original para que el funcionario pueda cotejarlo y dé el visto bueno. Te pedirán el DNI o NIE, el alta en el censo de profesionales (modelo 037) y el Alta en el Impuesto de Actividades Económicas (modelo 840). Si ya has estado dado de alta antes como autónomo, también tendrás que poner sobre la mesa tu tarjeta de afiliación a la Seguridad Social.

La tarifa plana: bonificación para iniciar una actividad

En cuanto estés dado de alta, mes a mes, te irán pasando el recibo de autónomos en la cuenta que hayas facilitado a la Seguridad Social. Si es la primera vez que te pones por tu cuenta, puedes beneficiarte de una bonificación en los primeros meses de actividad en la cuota mensual, la llamada tarifa plana.

  • Si eres hombre y tienes más de 30 años o si eres mujer mayor de 35 años, podrás beneficiarte de la tarifa plana durante 18 meses. Los 6 primeros meses pagarás 50 euros, los 6 siguientes tendrás una bonificación del 50% sobre la cuota íntegra y los últimos 6 meses pagarás ya el 80% de esta cuota.
  • Si todavía no llegas a estas edades, puedes disfrutar de una bonificación adicional. Pagarás solo el 70% de la cuota durante un año más. En total, tendrás 30 meses de bonificación.

Aunque es conveniente que te informes en la TGSS sobre tu caso en concreto, hay un requisito principal que debes cumplir para acogerte a esta tarifa: no puedes ser autónomo colaborador (es decir, no puedes pertenecer al régimen especial para familiares de los autónomos). Si estás trabajando a la vez por cuenta ajena y por cuenta propia, conviene que revises bien los requisitos porque también hay incompatibilidades con la tarifa plana.

Establecerse por cuenta propia como freelance supone invertir un tiempo en arreglar papeleo y llevar al día las cuentas. Una buena organización ayudará a que no se te pase nada.