Pensar en dar un giro radical a nuestra carrera profesional, a veces, aunque lo necesitemos, puede ser algo aterrador. Dar el paso para abandonar lo cómodo y conocido por aquello que es extraño e incierto, no es fácil. Sin embargo, cada vez hay más gente que se atreve a poner patas arriba su vida cuando su trabajo no le satisface. Requiere valentía, pero ¿qué hay mejor que dedicarnos a algo que nos gusta y nos ilusiona?

Muchos habréis visto el conocidísimo vídeo de Steve Jobs, el creador del iPhone y de todo lo que empieza por “ai”, en un discurso muy inspirador en la Universidad de Stanford en Estados Unidos. Hablando sobre la necesidad de encontrar aquello que de verdad te apasione en la vida, Jobs confesó entonces: “Cada día me miro en el espejo y me pregunto: ‘Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?’. Si la respuesta es “no” durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo”.

Si os respondéis a vosotros mismos “no” durante muchos días, necesitáis ese cambio. Toma una decisión, pero si vas a hacerlo has de hacerlo bien. Te ofrecemos cinco consejos para dar cambio radical a tu vida y sobrevivir al intento.

  1. Tómate tu tiempo. No seas impulsivo porque con el tiempo podrías arrepentirte. Aunque no soportes a tu jefe o a tus compañeros, piensa dos veces. No les des con la puerta en las narices sin más porque podrías terminar sin trabajo y sin perspectivas de futuro. Un cambio exitoso de carrera requiere de una estrategia muy bien trazada y que sabemos que funcionará. Después sí, nos tiramos a la piscina.
  2. Analiza qué es lo que no te gusta. Piensa en qué es lo que no te gusta de tu actual trabajo y de tu carrera profesional. Una vez que respondas a esas preguntas ya sabrás qué es lo que de ninguna manera quieres repetir en el siguiente capítulo de tu vida laboral. También habrás identificado qué aspectos de tu actual trabajo no te importaría llevarte contigo ya sea el horario, la responsabilidad o la interacción con personas.
  3. Identifica tus habilidades y talentos. ¿En qué eres bueno? Muchas personas están atrapadas en trabajos que odian y cuentan con talentos increíbles que están siendo desaprovechados.
  4. Toma conciencia de tus habilidades. Puede que haya un gran artista escondido en ti o un estupendo cocinero.
  5. No tengas miedo a probar. Lo más seguro es que cuando elegiste qué carrera estudiar no sabías lo que querías realmente o, como muchos, aceptaste el primer trabajo que te ofrecieron. Con los años llegas a conocerte mejor, tus gustos, tus habilidades y ese es el mejor momento para buscar trabajos que se ajusten más a ti. Tienes a tu disposición un amplio abanico de maneras de informarte sobre otras posibilidades laborales: asistir a ferias de empleo, Internet y, lo mejor, contactar con personas que trabajan en esa profesión que te resulta interesante.
  6. Prepárate para ello. Un cambio de carrera probablemente requiera adquirir nuevos conocimientos. Seguramente tendrás que actualizarte y ponerte el día en campos que, hasta ahora, eran desconocidos para ti. Eso te llevará tiempo y, a lo mejor, dinero. Si quieres cambiar de puesto de trabajo pero no de empleadores, habla con tu jefe y él podrá ofrecerte información e, incluso, puede que quieran invertir en ti y pagarte algún curso. Si el cambio de carrera requiere de un título nuevo, los cursos o la universidad a distancia o online te ofrecerán un horario flexible que podrás compatibilizar con tu trabajo.

 

Imagen: Iván Melenchón Serrano