Enero y septiembre son los meses en la que la mayoría de gente se plantea propósitos que cumplir durante el año, pero para cumplir estos propósitos y todos los retos que nos pongamos por delante es necesaria una fuerza de voluntad que muchas veces nos vemos incapaces de reunir y mantener. Con unos sencillos consejos será mucho más fácil aumentar esa fuerza de voluntad tan necesaria.

Debes tener claro que puedes lograr aquello que te has propuesto. Pensar que no tienes suficiente fuerza de voluntad  hará que seas más propenso a abandonar tus propósitos. Para resistir la tentación de abandonar, tus metas han de ser realistas y no debes perderlas de vista para mantener la motivación, sin dudar de los beneficios a largo plazo que cumplir tus propósitos te reportará. Es importante tener presentes las ventajas de nuestro objetivos para sentirse motivado y fuerte, y reconocer los logros de tus esfuerzos.

Cambiar tus hábitos cotidianos puede ayudarte a reforzar tu voluntad: hacer la cama nada más levantarte, recoger todo antes de marchar por las mañana, hacer las tareas en un orden distinto… Son pequeños hábitos que te ayudarán a adquirir la disciplina necesaria para alejarte de las tentaciones. De todos modos, ten en cuenta que cambiar hábitos necesita de un periodo de dos a cuatro semanas de adaptación para nuestro cerebro, por eso es difícil adquirir hábitos nuevos. Repetir la actividad, sobre todo por la mañana -cuando la mente está fresca todavía-, ayudará a nuestro cerebro a asimilarla y apegarse a ella.

Para fortalecer tu fuerza de voluntad, debes prepararte mentalmente para los obstáculos que puedan presentarse: fallar un día no puede provocar que abandones tus propósitos. Además, para evitar esos deslices, es útil exponerse a la tentación y rechazarla. De hecho, según la Dra. Hung de la Universidad de Singapur, tensar los músculos durante más de un minuto ayuda a evitar la tentación que tenemos enfrente; y Kurt Gray, de la Universidad de Harvard, sostiene que las buenas acciones como sustitución ayudan a evitar las tentaciones.

Pero sin duda, lo que más ayuda a mantener las tentaciones a raya es no pensar en ellas, así que gracias a las distracciones es más sencillo controlarse. Así que es mejor concentrarse en un sólo objetivo, divídelo en pequeñas metas y ve cumpliendo poco a poco con ellas, ¡mejor aún si tienes un compañero en este viaje hacia el autocontrol! Te motivará y será más fácil llegar a tus metas si estás acompañado. Y no olvides cuidarte: comer y dormir bien nos ayuda a ser más fuertes frente a las tentaciones.

Si quieres aprender más sobre cómo llegar a cumplir tus propósitos y tener más fuerza de voluntad, no te pierdas estos cursos.

 

Business Calendar & Schedule con licencia CC (Flickr) de photosteve101