Llega el verano y con él la reducción de jornada o jornada intensiva. Este cambio en el horario laboral puede ser muy beneficioso para el trabajador, e incluso para la empresa, pero para conseguirlo hay que gestionar bien el tiempo de esta nueva jornada.

Además el ahorro energético que se produce con esta reducción del tiempo laboral, es muy importante. Está demostrado que es muy difícil ser productivo en una jornada laboral demasiado larga. Sin embargo, durante el horario intensivo es necesario programar los objetivos y variar un poco la rutina laboral para poder aprovechar en condiciones el tiempo del que disponemos.

Según la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios de España “administrar este tiempo nos servirá también para cuando volvamos en septiembre con la jornada normal”.

Para ello han publicado una serie de consejos muy útiles tanto para empresarios como para trabajadores.

Consejos para la productividad:

– Saber diferenciar lo que es urgente de lo importante.

Aumentar la motivación. La jornada intensiva da más tiempo libre a los trabajadores que emplean en dedicarlo a su vida personal, ocio y familia.

– Mejorar la colaboración entre trabajadores. Los turnos de vacaciones requieren colaboración entre trabajadores para conseguir cubrir el puesto del compañero ausente.

– Saber desconectar. Salir a una hora razonable y utilizar ese tiempo de calidad para desconectar de las tareas del trabajo.

– Nuevos intereses. Podemos aprovechar ese tiempo libre para ofrecer formación a los trabajadores o cursos de aprovechamiento personal.

Consejor para gestionar mejor el tiempo:

Planificar la jornada. Organizar la jornada laboral según los objetivos que pretendamos conseguir. – Listar las tareas. Ver las tareas reflejadas en una lista se tiene mayor conciencia del tiempo y del nivel de trabajo.

– Priorizar. Aprender a distinguir aquellas tareas que requieren más urgencia.

– Reuniones necesarias. Convocar reuniones sólo cuando sea muy necesario, dejando el mayor tiempo posible al trabajador para completar sus tareas.

Estimular la orgenización. Esto ayudará a que los trabajadores sean más resolutivos y beneficiará directamente a la empresa.

Vía 20minutos.