Sindicatos y patronal se han reunido recientemente con el Gobierno para acordar una respuesta contundente contra la temporalidad. Las empresas que abusen de ella tendrán una penalización sobre las cotizaciones a la Seguridad Social. Lo que se ha debatido es una medida que se pactó con Ciudadanos en el acuerdo de investidura del actual Ejecutivo. Otra de las medidas que se contemplan fruto de este acuerdo es la reducción de los tipos de contrato.

La fórmula que se quiere emplear es la de revisar las bonificaciones a la contratación. Si se detecta que una empresa abusa de la temporalidad y hay demasiada rotación en su plantilla, dejará de contar con bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social de sus empleados. Y, en sentido contrario, se bonificará especialmente la contratación de fijos.

En suma, lo que pretende hacer el Gobierno antes de que acabe el año es replantear todo el sistema de bonificaciones a la contratación. Se busca un cambio en la redistribución de los incentivos que favorezca el empleo estable.

La temporalidad en España destaca por su crudeza

Hace unos meses la Comisión Europea alertaba sobre el uso generalizado de la contratación temporal en España. Somos el segundo país de Europa con mayor tasa de temporalidad. Esta tasa está muy por encima de la media de la UE. Según datos anuales de Eurostat correspondientes a 2016, en España es del 16,9%. La media europea se sitúa más de seis puntos por debajo, en el 14%.

En cuanto a personas subempleadas, también España da la nota. Ocupa el segundo puesto (el primero es para Chipre) con una cota del 7,7%, cuando la media europea se sitúa en el 4,2%. Las personas subempleadas son las que trabajan a tiempo parcial porque no les queda más remedio, es decir, no encuentran otro tipo de empleo. Esto generalmente provoca que el nivel de ingresos que mantienen con estas jornadas no cubra sus necesidades.

Pero España consigue ocupar el peor puesto con respecto a los países de su entorno en cuanto a la conversión de contratos temporales en fijos. Tan solo uno de cada diez temporales termina convirtiéndose en fijo. Según datos de Eurostat, la tasa de España es del 9,8%, mientras que la de la media de la Unión Europea está en el 23,7%, más del doble que la española. Y eso que en España esta cifra está aumentando con respecto a años anteriores.

trabajo temporal

La mesa de Calidad en el Empleo

Las reuniones que en los últimos meses está teniendo el Gobierno con los interlocutores sociales buscan una salida a la precariedad laboral. Fruto de estas negociaciones ha sido la prórroga del Plan Prepara.

Con respecto al tema de la temporalidad, se quiere bonificar la contratación indefinida y la transformación de contratos temporales en fijos.

Otro de los temas relevantes que se están tratando en este marco de diálogo social es la reducción de los tipos de contrato. Pasarían de los cuatro actuales a tres: indefinido, temporal pero con una indemnización creciente y formativo (que absorberá el de prácticas). No obstante, aún queda tiempo de negociación por delante con sindicatos y patronal.

También se quieren revisar otros aspectos laborales, como la transparencia en las retribuciones para reducir la brecha de género y el aumento de las posibilidades de conciliación.