La cadena de valor del comercio electrónico necesita muchos profesionales. Actualmente, es un campo laboral con tanta demanda de servicios que incluso no llega a cubrirse. Las empresas no solo quieren llegar al cliente, se esfuerzan también por obtener una respuesta de él, han de tener en cuenta su opinión para que se consuman sus productos o servicios. La rapidez y el buen funcionamiento de todo el proceso es la clave.

Te presentamos los principales eslabones de esta cadena para que te hagas una idea de dónde podrías situarte y qué competencias básicas tendrías que adquirir. Es un campo por explorar y hay pequeños eslabones perdidos; quizá descubras en ellos tu verdadera profesión.

Que quede bonito

La web corporativa es el escaparate de la empresa y hay muchas razones por las que un usuario decide pasar de largo. Un diseñador/a UX (user experience) sabe bien cómo desplazan el dedo los usuarios por la pantalla y dónde ponen la atención. Estudia los puntos que requieren optimización, la arquitectura de la página, los elementos de interacción, las herramientas de conversión y el análisis de la navegación. Un frontend se encargará de dejar toda la estructura visualmente atractiva. No solo domina conceptos de diseño gráfico y los programas asociados a este trabajo, conoce bien los lenguajes principales de la web (HTML, CSS y Javascript) y cantidad de frameworks asociados, editores de código y cómo presentar su trabajo para que se entienda antes de dedicarle horas y horas de tarea.

La mejor difusión

Internet es una gran plataforma de promoción de productos y servicios. Cada día salen nuevas herramientas asociadas a redes sociales. Una buena campaña de márketig planifica estrategias de inbound márketing, entre las que se encuentran la creación de contenidos atractivos, la recopilación de datos del usuario y la fidelización de clientes.

Hay que tener en cuenta que el consumidor se ha hecho más proactivo, quiere opinar para mejorar el producto. El feedback del usuario es esencial para la supervivencia de una marca en nuestros días. Recopilar esta información supone un gran trabajo. Hay muchas herramientas que permiten hacer métricas, pero una persona o más bien un equipo debe interpretarlas para poder diseñar estrategias de difusión.

El proceso se ha ido complicando cada vez más y las estrategias abarcan mayor número de tareas que tienen que llevar a cabo un grupo de personas.

Análisis de datos

Hay tantos datos sobre usuarios y perfiles que acceden a visitar una página que resulta muy complicado discriminar la información útil. El big data es la acumulación masiva de datos. Seleccionar los que son relevantes no solo corresponde al departamento de márketing. También resulta muy provechoso para los que diseñan la navegación o los que montan toda la arquitectura para que funcione correctamente una página. Las perspectivas son distintas, pero deben estar integradas. Sea cual sea la tarea que quieres desempeñar en la cadena de valor del comercio electrónico, el conocimiento de bases de datos o de aplicaciones que tengan que ver con su métrica serán habilidades muy valoradas en tu perfil.

Entre bastidores

Los responsables de que todas las aplicaciones web y software asociado a las estrategias del ecommerce funcionen, que vayan rápido y lleguen a todos los dispositivos son los backend. Su labor es invisible, pero sin ellos no habría nada posible. Por lo general, el perfil es de ingeniero. Saben de PHP, Ruby, Node.js, Phyton, Scala, mySQL, MongoDB… Hay muchos perfiles y tendencias. El reciclaje es continuo porque hay un campo de desarrollo muy amplio. La filosofía de compartir siempre está detrás del buen backend. Hay comunidades enteras que desarrollan lenguajes, frameworks y funcionalidades de las que todos nos beneficiamos luego.

Consumir jugando

Aquí se reúnen todos los perfiles comentados arriba con un objetivo común: que el usuario se entretenga y vuelva. Hace no tanto, el mundo del videojuego se limitaba al entorno de las consolas y juegos en red. Pero su uso se ha extendido más allá de estas fronteras. Una buena página o aplicación web incluye conceptos y funcionalidades propias de los videojuegos, como los ránkings, las votaciones y las recompensas. Es la era de la gammificación y requiere de profesionales que tengan muy presente este concepto.

La web está por crear, todavía queda mucho por desarrollar. Aún seguimos sentando las bases. Hay muchas profesiones pendientes de definir y las titulaciones oficiales también están por determinar. Lo que sí tenemos claro es que hay que estar en continua actualización. Una de las capacidades principales en este sector es tener la inquietud permanente de aprender.

Si quieres estar al día en márketig digital, ecommerce, frontend, backend, diseño UX y bases de datos consulta los cursos de nuestra plataforma.