Una nueva propuesta de ley sobre el permiso de paternidad igualitario y corresponsable con el de maternidad comienza su andadura. Unidos Podemos la presentó hace unos días en el Congreso y contó con el apoyo de todos los grupos parlamentarios. Sin embargo, todavía falta pulir detalles y su aplicación sería gradual.

El objetivo es reducir la brecha salarial ocasionada por el cuidado de hijos. Los cuidados han de ser compartidos para caminar hacia una igualdad de derechos. Esta ha sido una de las reivindicaciones que ha sonado más fuerte en la pasada huelga del 8 de marzo.

Recogiendo el testigo de esta protesta, el grupo Unidos Podemos presentó una la propuesta de ley el pasado 26 de junio. Toda la cámara la respaldó por unanimidad, incluido el PP, que en dos ocasiones la rechazó en el transcurso de su mandato.

Durante el gobierno de Zapatero ya se contempló esta medida, que ha seguido defendiendo durante estos años la Plataforma Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (Ppiina). Ahora bien, no contemplaba que el permiso fuera intransferible, uno de los puntos fuertes de la propuesta actual.

Cómo cambia la ley con respecto a la actual

Actualmente las madres pueden disponer de 6 semanas de permiso obligatorias, mientras que los hombres dispones de solo 4 semanas, obligatorias también. Las 10 semanas restantes las pueden coger cualquiera de los dos progenitores, pero en la práctica solo asume este permiso uno de cada 10 hombres.

Lo que se propone con esta medida es aumentar la obligatoriedad de las semanas del padre, de 4 a 6, y que los permisos sean intransferibles. El padre, si no va a cogerse las diez semanas que le corresponde de manera voluntaria, no puede cedérselas a la madre, y viceversa.

Las 16 semanas a las que podrían acogerse los padres serían remuneradas al 100% y 14 de ellas se pueden distribuir a lo largo del primer año de vida del bebé. Las 2 primeras semanas obligatorias tendría que asumirlas inmediatamente después del parto o adopción.

paternidad cuidado de hijos

Cuándo se aplica el nuevo permiso de paternidad

Una vez presentada la propuesta en el Congreso, comienza el periodo de enmiendas. Durante este tiempo pueden surgir diferencias significativas entre partidos y que alguno de los puntos no se admita tal como se ha presentado. En unos meses se aprobaría la ley, pero su implantación se llevará a cabo de manera gradual. Según el calendario previsto, que también está sujeto a modificaciones, se terminará de implantar en cinco años.

En qué afecta este cambio a la brecha salarial

La discriminación de las mujeres en el entorno laboral debido al cuidado de hijos no solo está demostrado por numerosos estudios, sino que además es evidente para cualquiera que de detenga mínimamente a hacer la observación. Los salarios son desiguales en gran parte con motivo del reparto de cuidados dentro del ámbito familiar.

Es importante disociar la idea de que una mujer se apartará de su trayectoria por un tiempo a causa del cuidado de hijos. Lo que se pretende es que ese periodo se instale de manera igualitaria en la carrera de mujeres y hombres. Es una parada necesaria para la crianza de los que constituirán la ciudadanía del futuro. Invertir en la crianza de los menores es apostar por una sociedad mejor, más sana. Esto no puede ser competencia y responsabilidad solo de las mujeres que, además de una implicación mucho mayor, deben soportar el agravio de un sustento más precario.

Por eso es significativo que el derecho de permiso por paternidad sea concebido como individual, intransferible. Tal como señaló Pablo Iglesias, en su defensa de la ley ante el Congreso, debe ser igual de intransferible como son las vacaciones, el derecho a la sanidad o a la educación pública.

También es determinante que se remunere al 100%. Un bien que va a revertir en la sociedad del futuro no debe sustentarse a costa del esfuerzo individual, sino del colectivo.