Quizá estás en ese momento de la vida en el que tu trabajo no te llena y te gustaría dedicarte profesionalmente a algo que realmente te motive. El miedo a cambiar de trabajo te frena, pero el impulso que sientes por dentro es demasiado fuerte. Te contamos cómo puedes hacer frente a este dilema y conseguir tu sueño si decides dar ese paso.

Qué valorar antes de cambiar de trabajo

El miedo a cambiar de trabajo es lógico. Si ahora te respalda un sueldo mensual y dar este paso supone quedarte sin este sustento, hay que tener bien pensado qué harás si las cosas van mal. Esto suele suceder con las actividades por cuenta propia, donde uno se imagina que puede vivir de su negocio gracias a la pasión que siente por el producto o el servicio, y a cómo va a entusiasmar al resto lo que ofrece.

Por desgracia, esta realidad solo es así en parte. La gran mayoría de iniciativas que se crea, no perviven más allá del año. Y las causas se deben más a la falta de experiencia a la hora de manejar un negocio que a las características de ese negocio. Esto no debe desanimarte, pero sí hacerte tomar conciencia de que, para cambiar, es conveniente afianzar antes.

Tuempleo_cambiar-de-trabajo-a-los-40

Si vas a poner en marcha un emprendimiento, ahorra para mantenerte unos meses como si no fueras a recibir ingresos y, sobre todo, piensa en qué harás si el negocio fracasa. Ten bien definido el plan B que hará que puedas mantenerte cuando pasen esos meses que has ahorrado, y si te encuentras en la obligación de abandonar tu iniciativa.

En caso de que lo que buscas es otro empleo asalariado, esta traba es menos costosa, aunque también puede suponer recibir menos ingresos o mermar tu estabilidad y los privilegios que has adquirido. Si crees que el cambio merece verdaderamente la pena, quizá te puedes plantear ajustar tu economía. Como en el caso anterior, también te aconsejamos que ahorres para mantenerte un tiempo por si te quedaras sin empleo y no tuvieras paro o esta ayuda te resultara insuficiente. Recuerda: afianzar antes de dar el salto.

Tres pasos decisivos si vas a tomar la decisión

1. Investiga en la actividad o sector. Aunque sea tu pasión, puede que desconozcas cómo es el sector o la actividad que te gusta desde el punto de vista laboral y de negocio. Trata de analizar estos aspectos, te darán pistas sobre cómo moverte.

2. Fórmate. Cualificarse es principal si quieres cambiar a otro puesto asalariado. Un curso, máster o cualquier tipo de titulación puede respaldar tus conocimientos sobre la materia ante terceros. En caso de que la actividad sea por cuenta propia, formarte te servirá para adquirir las destrezas necesarias para la buena marcha de tu negocio.

3. Amplía tu red de contactos. Ponte en comunicación con personas, empresas, colectividades o instituciones que formen parte del sector o actividad a los que te quieres dedicar. Establece sinergias y conversaciones. Participa en redes sociales y sigue a tus referentes. De manera presencial, puedes aprovechar eventos de networking, foros profesionales, convenciones o ferias para darte a conocer.

Si estás pensando en cambiar de trabajo, echa un vistazo a las ofertas de empleo que se actualizan cada día en nuestro portal. ¡Y mucha suerte en tu nueva vida!