En septiembre, gracias al inicio del curso universitario, los contratos inmobiliarios se disparan y, con ellos, las estafas o alquileres fraudulentos. En los últimos meses se han multiplicado el número de empresas que se hacen pasar por inmobiliarias ofertando viviendas a precios llamativos –el conocido alquiler perfecto-, así como contratos con cláusulas engañosas o abusivas. Por ello, la Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios, Consumur, ha elaborado una serie de consejos y recomendaciones para todos aquellos estudiantes que busquen piso de alquiler.

  1. La duración de los contratos deben pactarse entre ambas partes. De no ser así el inquilino tendrá derecho a permanecer en la vivienda durante tres años. Por eso, en el caso de los estudiantes, se recomienda especificar el plazo del alquiler.
  2. Si quieres conservar el piso durante el verano deberás abonar los meses de junio, julio y agosto.
  3. Las prórrogas se realizan anualmente hasta el cumplimiento de los tres años estipulados en la ley.
  4. El inquilino puede anular el contrato en el momento de renovar cualquiera de las tres prórrogas. Eso sí, siempre debes comunicarlo a tu casero con al menos 30 días de antelación.
  5. En el caso de que el arrendador necesite la vivienda antes de los tres años establecidos, ya sea para sí mismo o un familiar, la prórroga del contrato no será obligatoria. Pero recuerda que debe comunicártelo la antelación suficiente, mínimo dos meses.
  6. Si en el contrato no se estipula el plazo de duración del alquiler, se entiende por ley que es de un año.
  7. Si pasado el tiempo de la prórroga obligatoria -es decir, tres años- ninguna de las dos partes se pronuncia, el inquilino tendrá derecho a un año más de contrato.
  8. El pago del alquiler es mensual y debe realizarse en los siete primeros días del mes, salvo pacto contrario.
  9. Recuerda que el arrendador debe entregarte un recibo de pago o cualquier otro documento acreditativo. Si no te lo da, pídeselo. Es la única forma de protegerte ante futuros fraudes o estafas.
  10. El precio del alquiler puede ser actualizado por el arrendador o el arrendatario en la fecha en que se cumpla un año de vigencia del contrato. De no ser así, el precio de la renta se calculará aplicando al precio del último mes de referencia la variación porcentual del Índice de Precios de Consumo, es decir, del IPC.
  11. Es muy importante leer bien todas las condiciones del contrato antes de alquilar la vivienda, especialmente las cláusulas adicionales, y no firmar nada sin previamente consultar con un experto.
  12. Antes de firmar el contrato debes comprobar el estado de la vivienda, los muebles, electrodomésticos y verificar que se encuentran en buenas condiciones. En el caso de que haya algo estropeado o en mal estado comunícaselo a tu casero para que lo arregle. Así evitarás que te responsabilice de los daños en un futuro.
  13. En cuanto a la fianza, durante los tres primeros años no podrá actualizarse. No obstante, con cada prórroga del contrato cualquiera de las partes podrá exigir que se incremente o disminuya, hasta hacerse igual a una o dos mensualidades de la renta.

Si a pesar de todo sigues teniendo dudas, no te preocupes. Puedes acudir a las oficinas de Consumur o llamar al 968 22 30 82. Ellos podrán aconsejarte y asegurarse de que tu contrato se atiende a lo estipulado en la ley.