Cuando tu madre te decía que para ser algo en la vida había que estudiar tenía más razón que una santa. Puede que ahora que eso de los puestos de trabajo cada vez está peor creas que no era cierto, pero mientras el paro entre los jóvenes de 25 a 29 años con solo estudios de secundaria es de un 48%, aquellos que tienen una educación superior tipo licenciatura o diplomatura solo tienen una tasa de desempleo del 26%. Pero hay otro motivo- además del crecimiento personal e intelectual- por el que merece la pena formarse: A mayor nivel de estudios mayor permanencia en la misma empresa.

Estos resultados se desprenden de una encuesta en Internet realizada por Randstad Workmonitor entre 14.780 personas durante el último trimestre de 2012. El resultado muestra que mientras solo el 26% y el 31% de los trabajadores españoles con una formación media y baja permanecen más de 11 años en una empresa, este porcentual en los trabajadores con cualificación alta sube hasta el 43%. España ocupa la cabeza de la lista de los países europeos, solo superada por Italia y su 53%, el 48% de Alemania y Bélgica con su 46%. En final de tabla se encuentran Gran Bretaña, 21%;, Holanda, 25%; y Grecia ,26%.

Otros datos que avalan esta situación son los publicados por el Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo. Según esta publicación tres de cuatro empleos destruidos durante el periodo que va desde el tercer trimestre de 2008 hasta el de 2012 correspondían a personas que no habían llegado a completar la educación secundaria y mientras que los trabajos para gente con estudios primarios se han reducido en un 41%, los profesionales con titulación universitaria solo han visto mermadas sus posibilidades en un 0,1%.

Según declaraba Carlos Capizo, director de recursos humanos de Randstad España, al diario Expasión, “la estabilidad laboral es, sin duda, el factor más decisivo por parte de los trabajadores a la hora de encontrar un empleo, pero […] la movilidad es cada vez mayor y origina que los profesionales a nivel internacional encuentren más oportunidades”. El rotativo, que analiza como negativa esta estabilidad laboral, la atribuye a la “comodidad, seguridad, miedo al cambio, rutina o pereza”.

Pero Joseph Du Pont, decano del Hiatt Career Center en la Brandeis University, tiene otra explicación. Según aseguraba hace un par de años en la revista Forbes, “en tiempos de inestabilidad económica, simplemente hay menos trabajos disponibles y la gente tiende a agradecer el hecho de tener un trabajo. Eso les hace menos proclives a mirar otras posibilidades y a cambiar“.

‘Caguetismo’, aversión al riesgo, fidelidad a la empresa… excusas o motivos que sirven para un 43% de los trabajadores cualificados.