Lo prometido es deuda. La semana pasada iniciamos una serie de artículos sobre bibliotecas públicas que nos parecían especialmente acogedoras o que invitaban al estudio, auténticas obras arquitectónicas al servicio del pensamiento y la lectura crítica. Pues bien hoy traemos hasta este blog otros cinco espacios más que mereces conocer: lugares próximos al Paraíso, tal y como afirmaba el escritor argentino Jorge Luis Borges.

Biblioteca Musashino

Biblioteca la Universidad de Musashino (Japón). En realidad el nombre completo es el de y Biblioteca y Museo de la Facultad de Artes de Musashino. Cuando se construyó la biblioteca se decidió al mismo tiempo reacondicionar varios edificios de los alrededores para que sirviesen como galerías de arte. Así, la idea que se transmite es que el arte sirve de envoltorio para el conocimiento encerrado en los libros. En esa misma línea los más de 100.000 libros expuestos se muestran en un estante continuo en forma de espiral de manera que el lector encuentra espacios cada vez más tranquilos y serenos conforme avanza.

 

Biblioteca de Vennesla

Biblioteca de Vennesla (Noruega). Sin duda alguna lo más característico de la biblioteca de Vennesla son las 27 “costillas” o vigas de madera laminadas y las estanterías curvas para los libros. Las formas redondeadas de unas y otros invitan a la reflexión y transmiten serenidad. La biblioteca está junto a la plaza principal de la ciudad. Y en un mismo recinto acoge todas las funciones públicas de una biblioteca: sala de estudio y lectura, zona adeministrativa para el préstamo de libros y cafetería. Todo ello visible en todo momento desde el interior y el exterior del recinto gracias a las fachadas de vidrio.

 

Biblioteca Discovery

Biblioteca Queens Central Library (Estados Unidos). Junto a esta inmensa biblioteca de 275.000 metros cuadrados se encuentra el Centro Infantil para la Biblioteca Discovery. Se trata de una biblioteca infantil cuya fachada de cristal brillante contrasta con el clasicismo del edificio principal adyacente. El CLDC tiene dos plantas: la primera se reserva como área de recreo y la segunda planta es la que alberga la colección de libros y ofrece junto al espacio de lectura unas áreas para ordenadores. Todo el espacio interior está perfectamente diseñado para estimular la curiosidad de los niños.

 

Biblioteca Francis Gregory

Biblioteca Francis Gregory (Estados Unidos). Enclavada en el parque Fort Davis, la biblioteca Francis Gregory enmarca algunas de las mejores vistas del bosque gracias a su fachada de vidrios geométricos con forma de rombo. Al mismo tiempo esta fachada refleja desde fuera el entorno natural y parpadea según la luz cambiante. Esta locura arquitectónica desafía la idea tradicional de las bibliotecas como espacios cerrados donde el individuo debe aislarse de la sociedad para encerrarse en sí mismo. El interior de madera y la luz natural envuelven a los visitantes en un ambiente único.

 

Biblioteca Antonio Castro Leal

Biblioteca Antonio Castro Leal (México). Situada en la Ciudadela de Ciudad de México las librerías de la que fuera en su día biblioteca personal del Maestro Antonio Castro Leal están adosados a los muros, ocupando toda la altura, y talladas en madera oscura. Junto a los detalles de herrería dan a la biblioteca un aspecto solemne clásico. La iluminación de los estantes es artificial y sólo los espacios de lectura disponen de luz natural que entra por el techo.