El mundo laboral está lleno de objetivos, plazos y cumplimientos. Un empleado es más productivo cuanto menos tarda en realizar sus cometidos. La atención y el cuidado en lo que se está haciendo pasan a un segundo plano. Este tipo de clima laboral, que se vive en tantas y tantas empresas, es el caldo de cultivo perfecto para el estrés. Aplicar midfulness en el trabajo te ayudará a entrar en sintonía con tu estado anímico y no dejarte arrastrar.

El estrés laboral provoca enfermedades que pueden llegar a ser muy graves. Quien lo ha sufrido sabe bien el coste para la salud que le ha supuesto. Quien se encuentra inmerso en un proceso de estrés, quizá todavía no es tan consciente, pero sí que empieza a verle las orejas a lobo. El mindfulness es un bálsamo con el que se puede prevenir las desastrosas consecuencias de este mal.

Qué es el mindfulness o la atención plena

En los años setenta, a un biólogo nuclear se le ocurre un método basado en la meditación budista para combatir el dolor, el estrés y la depresión. Se trata de Jon Kabat-Zinn, que llevaba 20 años practicando meditación zen. Funda la Clínica de Reducción de Estrés de la Universidad de Massachusetts, en la que se imparte un programa, el MBSR o Mindfulness Based Stress Reduction. Desde entonces se han escrito numerosos ensayos científicos que prueban los efectos beneficiosos para la salud de esta técnica.

Su secreto reside en ejercitar la atención. No se trata de una creencia, sino de una práctica de entrenamiento mental. Se empieza por prestar atención a lo que se está haciendo en un momento dado. Muchas veces se lleva a cabo una tarea pensando ya en qué se va a hacer cuando se finalice. Por otro lado, cuando se comete un error, en lugar de estar presente en la reparación, esta se lleva a cabo en un segundo plano, mientras la mente se está lamentando por lo que ha provocado el error.

El mindfulness nos dice que hay que vivir en el momento presente, no en el pasado ni en el futuro. Esto no quiere decir que no se planifique o que no se analice el curso de lo que acontece. Simplemente se trata de que nuestra mente esté en lo que estamos haciendo en este momento. Para favorecer esta práctica, se ejercita la meditación a diario.

Qué es el mindfulness

Beneficios de aplicar mindfiulness en el trabajo

En cuanto empieces a practicar mindfulness, vas a notar los efectos positivos sobre el día a día en tu trabajo. Aumentará tu poder de concentración; tendrás mayor agilidad mental y, por tanto, se incrementará tu capacidad de reacción; serás capaz de manejar mejor el estrés, y verás de una manera más positiva lo que sucede en el curso de la jornada, con lo que las relaciones con tus compañeros mejorarán sustancialmente.

Ideas que puedes tratar de llevar a la práctica

  • No estés tan pendiente de tu entorno. Trata de centrarte en lo que estás haciendo y no atiendas a lo que comentan dos compañeros un poco más allá, quién entra y quien sale, qué se escucha en la calle, quién te acaba de poner un wasap…
  • Proponte un objetivo diario. Ha de ser sencillo y no debe implicar el cumplimiento de una meta laboral. Puede ser intentar sentirte mejor que el día anterior cuando finalice la mañana o dejar de pensar por un espacio de tiempo en aquella cosa que tanto te preocupa, por ejemplo.
  • Pon freno a la multitarea. A veces se quieren hacer demasiadas cosas al mismo tiempo. La consecuencia es que no terminas de estar presente en ninguna y los errores se multiplican. Por otro lado, la sensación que se te queda es la de que has hecho muchas cosas, pero todo por encima, hay una falta de control sobre el proceso. Trata de centrarte en una sola tarea cada vez.
  • Haz descansos mentales. Practicar meditación una vez al día te proporcionará beneficios asombrosos. Pero el trabajo no suele ser el mejor lugar para hacerlo. Sin embargo, sí se pueden establecer pequeños descansos mentales cada cierto tiempo en los que tu mente se quede completamente en blanco. Ten en cuenta que te va a resultar difícil conseguirlo hasta que no lleves un tiempo practicando. En Lamenteesmaravillosa.com, recomiendan 1 minuto de desconexión mental por cada periodo de 40 minutos de actividad.