No es nada nuevo que en tiempos de crisis el espíritu emprendedor golpea con más fuerza. En los últimos años autónomos y PYMES han creado más de 74.000 puestos nuevos de trabajo. Por eso recientemente han surgido varias iniciativas que buscan despertar el espíritu emprendedor entre los más pequeños. Una de ellas es Be Creative Kids, una escuela de verano en la que los niños pueden desarrollar y darle forma a su propia idea de negocio.

El programa está basado en aquellos aspectos que sus creadores consideran olvidados por las escuelas de hoy en día. Materias muy diversas y completas que ayudarán a los más pequeños a prepararse para el mundo laboral.

  1. Creatividad. Tener ideas diferentes e innovadoras es uno de los mayores retos a la hora de emprender. Por suerte la creatividad, como la flexibilidad o la fuerza, puede entrenarse y mejorar con el paso de los años. En Be Creative Kids se llevan a cabo talleres experienciales sobre cómo potenciar la creatividad y generar nuevas ideas.
  1. Desing Thinking. Que una idea sea creativa no significa que sea una buena idea. Para que un proyecto tenga éxito debe cumplir un objetivo, ofrecer soluciones o satisfacer una demanda. El Desing Thinking es un proceso a través del cual se traslada el pensamiento de un diseñador o creativo a cualquier tipo de servicio o producto de una empresa. Una forma de realizar un buen prototipado teniendo en cuenta las necesidades de nuestro mapa de públicos.
  1. Comunicación. En el emprendimiento no es suficiente con tener una buena idea, también hay que saber cómo comunicarla ante futuros inversores. El Elevator pitch es una técnica anglosajona que en los últimos años ha ganado gran importancia a la hora de realizar un buen networking o potenciar nuestra marca personal. En Be Creative Kids los niños aprenderán a resumir su idea de negocio en un discurso de a penas un minuto. Un discurso breve, conciso y directo.
  1. Finanzas personales. Uno de los puntos flacos de la mayoría de los proyectos emprendedores es su plan de finanzas. Por eso es fundamental que los niños aprendan a autogestionarse desde pequeños.
  1. Inventos y programación. En una sociedad cada vez más tecnológica es imprescindible que los niños tengan unos conocimientos mínimos de informática y robótica. Por eso se llevan a cabo talleres de programación, donde los niños podrán crear su propio videojuego en a penas 8 horas, y talleres de robótica, en los que aprenderán los fundamentos básicos para crear y programar un robot.
  1. Inglés de negocios. Porque es sumamente importante saber vender nuestro producto, pero también lo es poder hacerlo de forma fluida en otros idiomas.

 

>>> Si te ha gustado este tema tal vez te interesen nuestros cursos para emprendedores