Los centros educativos necesitan una velocidad de conexión que les permita conectarse a Internet y disfrutar de las ventajas de la digitalización de la enseñanza. En muchas escuelas españolas todavía no pueden acceder a la Red profesores y alumnos simultáneamente. El proyecto Escuelas Conectadas pretende instalar banda ancha ultrarrápida en todas las aulas, especialmente en las zonas con menor cobertura.

El objetivo de esta medida es que todas las regiones tengan las mismas oportunidades de acceso a la educación digital. La velocidad que se requiere en un centro de tamaño medio (que constituyen el 60% del total) es de 60 megas por segundo, mientras que para una escuela de más de 1.000 alumnos, pueden requerirse más de 120 megas. El ADSL del que disponen en muchos centros se queda corto. En más de 16.500 escuelas e institutos se instalará banda ancha de 100 megas por segundo.

En la encuesta europea de 2013 sobre implantación de las TIC en las aulas se indicaba que menos del 5% de los centros españoles disponía de más de 100 megas de conexión, mientras que en el resto de la Unión Europea este porcentaje ascendía al 15%. Actualmente, casi el 60% de los centros disponen de una conexión igual o superior a 100 megas. Lo que se quiere conseguir con este programa es que en 2017 todos centros alcancen esta velocidad.

Además de la banda ancha, se dotará a los centros de la infraestructura necesaria, como wifi en las aulas y otro tipo de equipamiento requerido: routers, antenas y sistemas de gestión de la red. Por otro lado, se les dará la posibilidad de estar conectados a RedIRIS, que es la red académica y de investigación española que proporciona servicios avanzados de comunicaciones a la comunidad científica y universitaria.

Escuelas Conectadas recibe financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y cuenta con 330 millones de euros para cumplir el objetivo. Unos 6,5 millones de alumnos se verán beneficiados. Para la distribución de la financiación se tendrá en consideración el número de centros, su tamaño y si están en zonas rurales o urbanas. El programa favorecerá a los centros que se ubiquen en municipios con dificultades de conexión.

Los trabajos se llevarán a cabo a través de Red.es, un organismo que depende del Ministerio de Industria. Todos los operadores podrán presentar sus ofertas técnicas y económicas mediante licitaciones públicas. Las comunidades autónomas que quieran entrar en el plan tendrán que firmar un convenio y acordar durante este año las actividades que se deberán desarrollar en su región y un calendario de implantación.

De aquí a dos años la educación digital en las aulas tendrá el soporte de la banda ancha en todo el país, uno de los pilares para que pueda empezar a ser una realidad.