Si, a pesar de tener un puesto de trabajo, estás en búsqueda activa de empleo probablemente encuentres una oferta de la que te satisfagan las condiciones que se ofrecen. Llega el momento entonces de plantearse una salida elegante de tu actual empresa. Para ello tendrás que recurrir a una redactar un documento de baja voluntaria. Si, además, en la otra empresa te piden empezar de inmediato valora el hecho de que no vas a poder dar un preaviso a tu actual empresa.

El preaviso, es decir, la obligatoriedad de avisar con tiempo suficiente, normalmente 15 días, de que te marchas de la empresa, es algo que suele venir establecido por convenio o, llegados a los tribunales, se considerará la costumbre  en estos casos.

El preaviso, obligatoriedad y cortesía

El preaviso es una formalidad lógica en estos casos. La baja de un trabajador normalmente supone un grave perjuicio en la empresa ya que planificación se resiente y las tareas asignadas quedan de pronto sin responsable. Por este motivo el empresario puede descontar del finiquito los días que restan hasta cumplir con el plazo legal para preaviso.

Las consecuencias en el otro sentido, el despido de un trabajador sin preaviso por parte de la empresa, también pueden llegar hasta los tribunales, previa denuncia, y suponer un despido improcedente.

Las consecuencias negativas que tiene la baja voluntaria de un trabajo sin preaviso la hacen totalmente desaconsejable. Existen otras opciones menos drásticas como es la solicitud de una excedencia. Para solicitarla tendrás que llevar mínimo un año en la empresa.

Una baja voluntaria sin comunicación con suficiente antelación deja un mal recuerdo como trabajador en la empresa. La vida da muchas vueltas y quién sabe si necesitarás de nuevo trabajar con la empresa de la que te vas.

Baja voluntaria sin preaviso

Aún así, en ocasiones no se puede dar el preaviso porque en la otra empresa nos piden incorporación inmediata. En este caso toca echar mano de asertividad, explicar  de la mejor forma posible cuáles son los motivos para que no puedas cumplir con el acuerdo de preaviso. También deja un buen recuerdo de tu paso por allí que te pongas a disposición de la empresa para formar a la persona que te sustituirá.

Baja voluntaria sin preaviso: ¿cómo gestionarlo en tu empresa?

Consecuencias de una baja voluntaria

Algo que tener en cuenta es que si se procede a la baja voluntaria de un trabajo no se tiene derecho a la prestación por desempleo (paro) ya que es condición indispensable haber perdido de forma involuntaria el empleo. Dentro de esta involuntariedad están contempladas  causas ajenas al trabajador como la ubicación en otra provincia de la empresa o, en caso de que se sea víctima de violencia de género, tener que abandonar el empleo.

Independientemente de cuál sea el procedimiento, con o sin preaviso, lo recomendable es hacer un escrito donde se informe de la intención de causar baja en la empresa. En el documento no es necesario explicar los motivos. Puedes utilizar esta de ejemplo:

CARTA BAJA VOLUNTARIA

Aunque se produzca una baja voluntaria del puesto de trabajo se tiene derecho al cobro de las cantidades que han quedado pendientes: lo correspondiente al mes en curso y la parte proporcional de vacaciones que no se hayan disfrutado así como la parte de pagas extras no cobradas anteriormente. Es lo que se conoce como finiquito.