El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha dado la razón a una demandante que solicitaba la devolución del IRPF retenido por Hacienda durante su baja por maternidad. En total, esta madre podrá recuperar 3.135 euros, la cantidad que abonó en concepto de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de su prestación, que ascendía a 11.769 euros. Pero, ¿qué pasa a partir de ahora? ¿Cambia algo esta sentencia? ¿Pueden otras madres que han recibido una ayuda por maternidad solicitar también la devolución de IRPF? ¿Cuál es el procedimiento a seguir? Son muchos los interrogantes que surgen a raíz de esta sentencia. A continuación, intentamos dar respuesta a algunos de ellos:

¿De dónde viene la controversia?

Cualquier mujer que dé a luz y esté trabajando o cobrando el paro (prestación contributiva) tiene derecho a recibir una prestación por maternidad de 16 semanas de duración. Durante ese tiempo, es el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) el que abonará a la madre una ayuda económica que variará en función de su base de cotización. En el supuesto de que la madre ceda parte de su permiso maternal al padre, éste también recibirá el subsidio que concede la Seguridad Social. Hasta aquí todo normal, entonces ¿dónde surge la manzana de la discordia? La respuesta la encontramos en la Ley de IRPF, o más bien en la interpretación discordante que hacen de uno de sus artículos la Agencia Tributaria (AEAT) y un juez del TSJ de Madrid.

La primera, apoyándose en las resoluciones que ha tomado al respecto la Dirección General de Tributos, ha interpretado -y sigue interpretando- que la prestación por maternidad que abona la Seguridad Social es una renta del trabajo y, como tal, está sujeta a retenciones de IRPF. Sin embargo, en el artículo 7 de la Ley 35/2006 se establecen ciertas exenciones al pago de IRPF, entre ellas “las (…) prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad. Y también las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales”. En este caso, la AEAT entiende que la exención afecta solo a las ayudas dadas por autonomías y ayuntamientos, y no las abonadas por la Seguridad Social; el juez del TSJM interpreta lo contrario, entendiendo que el fin del artículo es ampliar los supuestos de exención, incluyendo las prestaciones de maternidad sufragadas por el INSS.

¿Quién puede solicitar la devolución de IRPF?

Hasta que Hacienda se pronuncie y/o se cambie la ley, la condición para poder reclamar la devolución de lo tributado en concepto IRPF vendrá determinada por un criterio temporal: las reclamaciones a la Agencia Tributaria prescriben a los cuatro años, por lo que solo podrán iniciar los trámites las madres -y padres- que hayan disfrutado de una prestación económica abonada por la Seguridad Social entre 2012 y 2016, ambos inclusive.

¿Qué posibilidades tienes de que te devuelvan el dinero retenido?

José Carlos Avendaño, especialista en derecho tributario del bufete Le Morne Brabant, asegura que, al no haberse pronunciado el Tribunal Supremo en unificación de doctrina, esta sentencia no sienta jurisprudencia y no se aplicará de forma automática al resto de recursos, por lo que “podemos encontrarnos con pronunciamientos distintos emitidos por parte de Tribunales Superiores de Justicia de otras comunidades autónomas o secciones diferentes dentro de la Comunidad de Madrid”, afirma el letrado. Sin embargo, la sentencia del TSJM abre la puerta a miles de reclamaciones y eleva las posibilidades de éxito de los casos en los que se solicite la devolución del IRPF.

La Agencia Tributaria todavía no se pronunciado de forma oficial sobre este asunto, pero existe un precedente que permite adelantarse a su respuesta. En 2013 hubo un envío masivo de sms en los que se instaba a reclamar la devolución del IRPF a las madres que habían recibido una prestación por maternidad entre 2009 y 2012. Ante la oleada de peticiones que recibieron, la AEAT hizo pública una nota informativa en la que corroboraba el criterio a aplicar: la baja por maternidad abonada por el INSS se considera rendimiento del trabajo y está sujeta a retenciones de IRPF.

Hacienda ingresa en cada ejercicio más de 250 millones en concepto del IRPF abonado por las contribuyentes que perciben una prestación por maternidad. Según cálculos aproximados, la devolución de ese IRPF podría llegar a superar los 1.200 millones de euros, un dato que permite prever que Hacienda seguirá negando la exención fiscal en este supuesto.

¿Cuál es el procedimiento a seguir?

La compañía de asesoramiento legal y jurídico Legalitas ha elaborado un listado con los pasos que tendrían que seguir las afectadas que quieran reclamar la devolución del IRPF retenido durante su baja por maternidad:

1. Realizar una solicitud ante Hacienda. La primera opción a agotar pasa por la presentación de un escrito de solicitud de rectificación y devolución de ingresos indebidos ante la delegación de la Agencia Tributaria que corresponda. En éste debe figurar el ejercicio que se reclama y el concepto jurídico. Lo más probable es que Hacienda responda desfavorablemente, por lo que habrá que pasar al siguiente punto.

2. Agotar la vía administrativa. Con el escrito del apartado anterior se habrá abierto la vía administrativa. La Administración contestará, seguramente, desestimando el recurso y marcando un plazo de 10/15 días para interponer alegaciones. Alegaciones que habrá que presentar, y que probablemente seguirán siendo desestimadas.

Una vez contestadas las alegaciones se podrá interponer recurso de reposición y, a continuación, reclamación económico-administrativa. Esta última será resuelta por el Tribunal Económico Administrativo de la CCAA. Y sí, probablemente también fallará en contra, desestimando la pretensión y agotando con ello la vía administrativa. Llega el momento de quemar el último cartucho.

3. Iniciar la vía judicial. Una vez agotada la vía administrativa se podrá iniciar un procedimiento judicial, que es donde la petición tendrá más posibilidades de obtener una respuesta positiva. Las interesadas en continuar con este proceso dispondrán de un plazo de dos meses para interponer un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia que corresponda, que será el que termine dando o no la razón a las demandantes.

Antes de iniciar la vía judicial es muy recomendable valorar los pros y los contras de cada caso en particular. Será un proceso largo (de media, puede durar entre cuatro y cinco años) y costoso (abogado, demanda, etc.), por lo que el equilibrio entre costes y beneficios puede variar para cada persona.

También te puede interesar la iniciativa de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que no ha sido ajena al tema y facilita este enlace para que las personas puedan acceder a toda la documentación necesaria para solicitar la devolución del IRPF.

 ¿Y si tu prestación por maternidad la has recibido en 2016 o la vas a recibir en el futuro?

Para aquellas mujeres que estén de baja por maternidad en estos momentos, o que vayan a estarlo en el futuro, Legalitas recomienda declarar la prestación como renta del trabajo, tal y como establece la AEAT, y presentar el escrito de rectificación a posteriori. De esta manera, evitan la sanción que les impondría Hacienda por no tributar conforme a la norma.