El número de personas que llevan paradas más de dos años supera todavía la preocupante cifra de 1,8 millones. El gran peligro de este colectivo es perpetuar su situación. Existen ayudas para tratar de revertir esta realidad, pero ¿están siendo realmente eficaces? Hacemos un breve repaso sobre cuáles son estas ayudas y la repercusión que están teniendo.

La Fundación Fedea (Fundación de Estudios de Economía Aplicada) publicó hace unos días un informe sobre el paro de larga duración. Las estadísticas reflejan que cuanto más tiempo tarde un desempleado en encontrar trabajo, menos posibilidades tiene de reinsertarse en el mundo laboral. Por otro lado, el Servicio Público de Empleo solo consigue colocar al 2% de los parados. Según se recomienda en este informe, son necesarias políticas activas de empleo. Reducirlas a una subvención económica durante un periodo de tiempo no es una medida suficientemente efectiva. Actualmente, un 46% de los parados no está recibiendo ningún subsidio.

Un programa personalizado para reinsertar en el mercado laboral

A principios de diciembre, el Consejo de Ministros aprobó destinar 515 millones durante tres años para financiar el Programa de Acción Conjunta para la Mejora de la Atención a las Personas Paradas de Larga Duración. Esta medida incluiría diseñar un itinerario personalizado de inserción laboral que se adapte a cada uno de los beneficiarios y asignarles un tutor para que haga un seguimiento efectivo.

El programa se aprobó en abril a partir de una recomendación del Consejo de la Unión Europea, que propuso una serie de medidas para que adoptaran los Estados miembros sobre la integración de los parados de larga duración en el mercado laboral. Hace unos días, UGT calificó este programa como insuficiente y manifestó que no se había contado con los interlocutores sociales, pues no se habían tenido en cuenta ninguna de las observaciones que los sindicatos hicieron al borrador.

Las ayudas disponibles en estos momentos

Hasta que esté disponible en cada comunidad el programa personalizado para reinsertar a los parados de larga duración, las ayudas continúan siendo las mismas:

  • La subvención de los 426 euros. Se trata del subsidio por desempleo. Hay que llevar un mes apuntado como demandante antes de solicitarlo. Si se es menor de 45 años, se han de tener responsabilidades familiares; si se es mayor de esta edad, no es necesario cumplir con este requisito para poder cobrar la ayuda. Los menores de 45 años podrán llegar a disfrutarla durante 18 a 24 meses; los mayores de 45, entre 6 y 30 meses, todo depende de las cargas familiares y de cuándo se haya agotado la prestación contributiva.
  • La Renta Activa de Inserción. El RAI es un programa dirigido a desempleados de larga duración que tengan 45 años o más, a personas con un grado de discapacidad del 33% o más, a emigrantes retornados y a víctimas de violencia de género o doméstica. Se trata de una ayuda que puede solicitarse si se ha dejado de cobrar el paro y se ha agotado también el subsidio por desempleo. La duración de esta subvención es de 11 meses.

La reinserción de los parados de larga duración es compleja y se necesitan medidas contundentes que ayuden a reducir las altas cifras de personas que se ven afectadas. Por parte de quien se encuentra en esta situación, la búsqueda de empleo se hace desesperante, aunque es preciso persistir. Desde Infoempleo, podemos ayudarte a que accedas a las ofertas que mejor se adapten a tu perfil.