La Formación Profesional ha sido durante años la gran olvidada para los jóvenes, que preferían en su mayoría estudiar una carrera universitaria. Sin embargo, en los últimos tiempos, gracias a la crisis, está viviendo una edad dorada, ya que supone una salida laboral inmediata para muchos jóvenes menores de 18 años y una alternativa para muchos universitarios a la hora de encontrar un trabajo.

Un importante porcentaje de titulados universitarios está cursando ciclos formativos para mejorar su empleabilidad. Esta alternativa se convierte en la vía rápida para lograr un contrato, mucho más rápida que un título universitario, ya que los centros en los que se imparte FP tienen convenios para que los alumnos realices prácticas en empresas, lo que aumenta el grado de empleabilidad de esta enseñanza. Las posibilidades de contratación tras las prácticas son bastante altas, ya que muchas empresas buscan perfiles más técnicos que los que puede ofrecer un estudiante universitario.

Esta tendencia ha llegado a tal punto que encontramos más matriculados en FP que en Bachillerato: el número de matriculados desde que estalló la crisis en FP ha aumentado un 40%, mientras que en Bachillerato solo ha aumentado un 17%. Este efecto llamada que se ha creado tiene también unos damnificados: los menores que finalizan sus estudios en la ESO.

Muchos adultos y recién titulados universitarios se decantan por la Formación Profesional, y esto eleva las notas de acceso hasta el punto de que muchos adolescentes no pueden continuar con los estudios que querrían. Esto ocasiona un problema: muchos adultos con estudios superiores tienen subvencionado continuar con sus estudios, mientras que muchos jóvenes no puedes alcanzar formación ninguna. Un claro problema de igualdad de oportunidades.

Y es que gran parte de estos nuevos ingresos en FP vienen desde desempleados de larga duración, y no se realizan por jóvenes procedentes en secundaria. Para evitar la desigualdad de oportunidades, una opción sería ofertar plazas en diversos cupos dependiendo del grupo de población. Y vosotros, ¿qué otras soluciones encontráis para evitar la desigualdad de oportunidades?

Si quieres estudiar un ciclo de Formación Profesional, consulta los que te ofrecemos.