Conseguir que Europa sea una región donde se de cita el mejor talento fue lo que motivó en el año 2011 la creación de la Tarjeta Azul UE. La idea fue emular a países como EEUU donde, gracias a documentos como la green card, se facilita un permiso de trabajo y residencia legal. Las grandes potencias del conocimiento consiguen de esta forma atraer a personas altamente cualificadas de otros países que acuden a las más prestigiosas universidades, centros de investigación y compañías científicas y tecnológicas de referencia.

La previsión de escasez de empleo altamente cualificado para el 2020 en Europa hace pensar que, llegado el momento, la demanda no se podrá cubrir solo con trabajadores europeos y será necesario recurrir al talento no comunitario. Por ejemplo, están previstas 756.000 vacantes de profesionales con altas cualificaciones en el sector de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) para el 2020. Otro sector que tendrá que recurrir a trabajadores no europeos es el de la salud. Con los datos del 2010 se estima que un 15% de las necesidades de profesionales altamente cualificados en esta área se quedarán sin cubrir.

¿Qué es la Tarjeta Azul UE?

La Tarjeta azul UE es la respuesta de la Unión Europea a la tarjeta verde estadounidense. Es un documento que acredita mediante un único proceso tanto el permiso de trabajo como de residencia. Para poder conseguir esta tarjeta es necesario cumplir los siguientes requisitos:

  • No ser ciudadano/a de alguno de los países del EEE (Espacio Económico Europeo: Unión Europea, Noruega, Liechtenstein, Islandia y Suiza).
  • Haber finalizado al menos tres años de un título universitario reconocido.
  • Tener un contrato de trabajo o una oferta de trabajo en firme de al menos un año.
  • En caso de no disponer de un título universitario, se frece la posibilidad de acreditar cinco años de experiencia en la profesión para la que se solicita la tarjeta azul.
  • No encontrarse en situación de irregularidad.

¿Para qué sirve la Tarjeta Azul UE?

Con el propósito de tener la oportunidad de acceder a ofertas de trabajo en Europa a ciudadanos no comunitarios, el proyecto que inspira la creación de la tarjeta azul europea ha creado una plataforma o red donde los candidatos podrán formalizar su demanda de empleo e incluir su CV y hasta cinco logros educativos. Esta plataforma servirá tanto como lugar donde inscribirse como demandante de empleo en la UE como catálogo de profesionales altamente cualificados para reclutadores. Se trata de un servicio gratuito tanto para candidatos como para empresas al encuentro de talento.

Cuando la empresa encuentra a una persona que se ajuste al perfil que busca, contactará con ella y dará comienzo el proceso de entrevistas. Si finalmente se llega a un acuerdo entre ambas partes, la empresa emitirá una oferta de trabajo en firme o directamente un contrato de trabajo. La tarjeta azul vela porque el salario que reciba el trabajador sea de al menos una vez y media el salario medio del sector. En caso de que todos los documentos que se presentan sean correctos, se obtendrá esta tarjeta en un plazo de tres meses.

La tarjeta azul europea tiene una validez de entre dos y cuatro años con posibilidades de renovación. A partir de la obtención de la tarjeta azul se puede solicitar la residencia permanente una vez se haya cumplido con 33 meses de trabajo en el país anfitrión o 21 meses si se puede acreditar un nivel B1 en el idioma del país que acoge.

A través de este documento se contempla también la reagrupación familiar. Mediante la tarjeta azul y con un contrato de al menos un año se obtiene el derecho a traer al cónyuge y a los hijos.

Tarjeta Azul UE

Juncker aligera los trámites para la obtención de la Tarjeta azul

Está prevista una agilización de los trámites para moverse dentro de la UE para los titulares de la tarjeta azul. Actualmente para poder trabajar en otro país de los participantes en el proyecto hay que volver a solicitar de nuevo la tarjeta azul una vez haya transcurrido al menos un año y medio (18 meses). Con la futura modificación a los 12 meses de haber trabajado en el primer país, ya se podrá solicitar de nuevo la tarjeta. En este caso los trámites para la obtención serán más ágiles y no habrá que volver a acreditar determinados cuestiones como la formación, por ejemplo.

Países como el Reino Unido, Irlanda y Dinamarca no participan del proyecto Tarjeta Azul UE.

Tu oportunidad está en Europa, añade tu CV y forma parte de la Red de la Tarjeta Azul UE.